| 25 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El tenso cara a cara entre Feijóo y Sánchez
El tenso cara a cara entre Feijóo y Sánchez

Feijóo da un repaso a un Sánchez acorralado en el cara a cara decisivo

Alta tensión en el plató de Atresmedia con el guión previsto previamente. Con altos decibelios y un presidente desencajado y acorralado por un candidato popular "implacable".

| Javier Ruiz de Vergara España

Una audiencia televisiva a buen seguro millonaria, pero un objetivo mucho más modesto el que han buscado este lunes Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo: los cerca de 700.000 indecisos que, previsiblemente, pueden inclinar la balanza del 23J. Eso es lo que buscaban en esta cita decisiva los estrategas de Génova 13 y de Ferraz a trece días de la cita con las urnas.

Feijóo acorrala a Sánchez en el primer tramo del debate desmontando la euforia sobre la economía. Y el presidente mostró su nerviosismo en la fase que más buscaba rentabilizar

Un cara a cara que ha servido además para oficializar el renacimiento del bipartidismo, y un debate que ha mostrado a los electores a los dos grandes partidos que, a estas alturas de la campaña, pueden lógicamente conquistar el gobierno. Solo ése es ya un primer mensaje muy potente. Más aún para esa bolsa  de indecisos que parecen tener en sus papeletas las llaves de La Moncloa.

El primer tramo del cara a cara, centrado en la economía, ha supuesto el primer contratiempo para Sánchez. "Cada día de su política económica le ha costado a los españoles 8 millones de euros", le ha espetado Feijóo. "Usted tiene cuatro políticas económicas: la de Podemos, la del Partido Comunista, la del partido sanchista y la del Partido Socialista. Nos ha endeudado, nos ha subido los impuestos. La economía española no va como una moto", ha remachado el candidato popular.

Los pactos: de Bildu a Vox

Porque tras años en los que se han ensalzado las supuestas bondades del multipartidismo y se han denigrado las políticas que presidían la alternancia respetuosa e institucional en el poder entre PSOE y PP con mayorías rotundas, al final, los españoles, hartos en buena medida de esa "nueva política" (en realidad, un maremágnum partidista que ha servido para todo, bueno y malo, pero muy especialmente para bloquear, crispar e “italianizar” España), han vuelto a concentrar su mirada sobre las dos grandes formaciones políticas nacionales.

"PP y Vox son lo mismo, señor Feijóo", ha arremetido el socialista. El candidato popular le ha replicado cuestionándole por qué le molesta que le recuerde que ha pactado con estas formaciones. "Bildu es su socio, se lo ha dicho el señor Otegi, claramente".

De hecho, sobre el cara a cara entre Sánchez y Feijóo ha revoloteado el campo minado que encierra el 23J como la clave de bóveda: la política de pactos de PSOE, con Frankenstein al acecho; y PP, con Vox saboteando este mismo lunes en Murcia la investidura de Fernando López Miras.

 

En este capítulo, tanto los pactos con Bildu y ERC, como los acuerdos con Vox han irrumpido en el debate. "PP y Vox son lo mismo, señor Feijóo", ha arremetido el socialista. El candidato popular le ha replicado cuestionándole por qué le molesta que le recuerde que ha pactado la Ley de Vivienda con estas formaciones. "Bildu es su socio, se lo ha dicho el señor Otegi, claramente".

Feijóo se planta: "De pactos usted no puede dar ninguna lección y se lo digo en nombre de la inmensa mayoría de los españoles. Estamos hartos de la arrogancia con que usted trata al principal partido de la oposición y el cariño con el que usted trata a ERC. ¿Usted que se cree que los españoles son bobos?"

En gran parte del debate se ha visto con claridad que el candidato socialista -que ha vuelto a demostrar su acreditada falta de empatía- tiene asumida su derrota en las urnas dentro de dos domingos, y que él y quienes le rodean no salen a ganar, sino a que todo tipo de fuerzas unidas exclusivamente por su aversión a la "derecha" consigan un diputado más que ella y eso le permita gobernar. A cualquier precio.

El documento que descoloca a Sánchez

Tal vez por eso, Sánchez no se atrevido a aceptar el envite de su contrincante. Cuando Feijóo ha ofrecido al jefe del Ejecutivo la abstención del PP si el PSOE gana las elecciones, y le ha pedido que haga lo mismo si el Partido Popular es el vencedor en las elecciones del 23 de julio.

 

 

"No puede ir poniendo usted a un Tezanos en cada institución", ironiza Feijóo

"Le traigo un pacto para clarificar este asunto", ha proclamado Feijóo, que ha firmado en directo un documento con ese compromiso de facilitar la investidura de Sánchez si es el ganador de los comicios. "¿Si las gano yo, la va a facilitar usted? Mire, señor Sánchez, yo lo dejo aquí", ha señalado, ofreciendo ese documento al candidato socialista.

El fin justifica los medios

Sánchez ha exhibido en el plató de Atresmedia de nuevo lo bien interiorizado que tiene eso de que el fin justifica los medios. Todo vale en política, si le favorece. De ahí que intentase embarrar el debate -preparado por sus asesores como si fuera su único acto de la campaña y la gran final donde jugárselo todo- entrando al cuerpo a cuerpo con Feijóo con actitudes a veces ciertamente agresivas.

El candidato popular que es perro viejo, se ha mantenido en un plano institucional y constructivo, como político moderado y centrista que va a ser presidente para unir a todos los españoles y acabar con los frentismos, que han sido el denominador común del sanchismo que se propone derogar.

El gran acierto de Feijóo ha sido conseguir que los millones de personas que han seguido a los dos contrincantes en el ring político televisivo y radiofónico hayan sacado la conclusión de encontrarse ante mandatarios muy distintos con dos intenciones contrapuestas de gobernar.

Quedan por delante 12 días de una campaña electoral abocada a regresar al tono anodino propio de una España en vacaciones y bajo una ola de calor. Con la sensación de que Feijóo, cumplido este trámite del debate, camina con rumbo firme hacia su objetivo.