| 27 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
 La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el portavoz parlamentario de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal.
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el portavoz parlamentario de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal.

El sector de Arrimadas tilda a Bal de "ambicioso" y éste le pide que se "retire"

Edmundo Bal, ha instado a la actual presidenta de la formación, Inés Arrimadas, a dar "un paso al lado" tras acusarla de "poner a personas por delante" con su candidatura "oficialista"

| Marcos G. España

La pugna interna por liderar ciudadanos está dando mucho de sí, tanto que cada día sube el tono de las acusaciones. Esta mañana de sábado, el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados y candidato a liderar el partido como portavoz político, Edmundo Bal, ha instado a la actual presidenta de la formación, Inés Arrimadas, a dar "un paso al lado" tras acusarla de "poner a personas por delante" con su candidatura "oficialista" para realmente "seguir mandando desde detrás", al tiempo que ha cuestionado cómo se puede refundar Cs "con las mismas caras que presidían lo viejo".

 

"Por ahí no voy a pasar", ha recalcado Bal este sábado en declaraciones a los medios antes de mantener, junto con el concejal madrileño y candidato a secretario general de la formación, Santiago Saura, un encuentro con afiliados en la sede de Cs en València. "Lo que ha hecho -Arrimadas- con la candidatura oficialista es poner a unas personas por delante para ella seguir mandando en el partido desde detrás", ha reprochado.

Por su parte, los seguidores de Inés Arrimadas –que no lidera la lista que presenta al cónclave– acusaron a Bal de querer ser el presidente de Ciudadanos por mera “ambición” y de querer “sacrificar” el capital político de ésta.

Volver a las bases

Bal, que ha señalado que los cargos de Cs "no pueden ni deben negar la mala situación en la que se encuentra el partido", ha reivindicado "volver a las bases" de la formación para "ensanchar su espacio ideológico" y que en el proyecto "quepa tanto el centroderecha como el centroizquierda, y los que nos definimos como del centro puro, que es lo que somos muchos de los que militamos en Cs". Así, ha defendido el "paso valiente y decidido" de su candidatura por el hecho de "oponerse a la de Inés Arrimadas (...), que nos llevaría necesariamente precipitarnos por el barranco de la extinción".

En este punto, ha denunciado las "presiones" que "muchos" de los afiliados y militantes "están recibiendo desde el aparato oficial del partido, diciéndoles que nosotros somos una candidatura que se opone al partido".

"A partir del día 16 de enero vamos a caminar todos juntos para garantizar el futuro de esta opción liberal, nos vamos a sentar para tirar de este carro, para hacer de Ciudadanos ese partido liberal otra vez atractivo a la ciudadanía, otra vez que responda a esos principios que constituyeron en 2006 el nacimiento de Cs", ha apostillado, al tiempo que ha reclamado "verdad, cortesía, elegancia, educación y no entrar en lo personal". "Nosotros hemos respetado a rajatabla esta regla", ha admitido.

Al respecto, ha recalcado que su candidatura "habla claro" y pone "las cartas boca arriba". "Yo seré candidato en las primarias a la Presidencia del Gobierno de España", ha remarcado, al tiempo que ha lamentado que este hecho parece ser que "todavía no les ha quedado claro a algunos compañeros de la otra candidatura".