21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Cataluña ordenó vacunar a 6.000 presos antes que a policías y guardias civiles

La Generalitat dio prioridad a la población reclusa sobre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para mayor escarnio. Sanidad se ha hecho cargo con solo un 15% de agentes vacunados.

| L. Moro España

La Generalitat de Cataluña no se ha inmutado ante la decisión del Ministerio de Sanidad de asumir la vacunación a los policías nacionales y guardias civiles desplegados en dicha comunidad ante la "marginación" que estos vienen sufriendo frente al resto de cuerpos uniformados; con los Mossos d'Esquadra a la cabeza.

Es más. Fuentes del Govern trasladan extraoficialmente a ESdiario que "políticamente" les viene bien la polémica, dado que el independentismo lleva años aislando socialmente a ambos cuerpos dependientes del Ministerio del Interior. En el calendario de vacunación dieron un paso más y los excluyeron de la consideración de colectivo esencial y prioritario en la inmunización, donde sí están mossos d'esquadra, policías locales, guardia urbana y bomberos.

Para cuando el Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido tomar cartas en el asunto, el porcentaje de vacunación de los policías nacionales y guardias civiles en Cataluña era del 15%. Frente al 75% de media en el resto de comunidades, según los datos de Jupol, el sindicato mayoritario en la Policía Nacional.

Lo más irónico es que la Generalitat había priorizado a los presos antes que a los agentes de ambos cuerpos españoles. En Cataluña, única comunidad donde las competencias en Prisiones están transferidas, la vacunación de la población reclusa empezó hace ya dos meses.

En concreto, y según datos de la Consejería de Justicia catalana, el 24 de febrero los 6.143 presos de las cárceles catalanas de hasta 55 años de edad, que suponen el 92% del total, empezaron a recibir la vacuna AstraZeneca. Y los que superan los 80 años, una minoría, la Pfizer. 

La población reclusa sí fue incluida entre los grupos que la Consejería de Sanidad catalogó como prioritarios, puesto que según la misma tienen contacto con el exterior y además un positivo en prisión puede desencadenar un brote fácilmente. 

 

 

Cabe recordar que entre la población reclusa catalana se encuentran los ilustres presos del procés. Por una parte, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, que en marzo tuvieron que regresar a Lledoners después de que el juez de Vigilancia Penitenciaria revocara el tercer grado que les había sido concedido. Por la otra, Dolors Bassa y Carme Forcadell, obligadas a volver a prisión el 6 de abril por lo mismo.

En enero la Consejería de Justicia había empezado por vacunar al personal penitenciario. Primero al medio millar de trabajadores destinados a las enfermerías y unidades Covid de las cárceles después a los profesionales de prisiones y justicia juvenil de hasta 55 años.

En cualquier caso, la decisión del Gobierno no interrumpe el curso de la denuncia que Jupol y su asociación 'hermana' en la Guardia Civil, Jucil, presentaron el 7 de abril en los juzgados de Instrucción de Barcelona contra la Generalitat por los presuntos delitos de prevaricación administrativa y contra las normas de prevención de riesgos laborales. 

En las semanas previas otros sindicatos habían presentado más.