26 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Los dos Reyes, en uno de sus últimos actos conjuntos

Zarzuela desmiente que el Emérito esté ingresado en Emiratos por coronavirus

La Casa Real habla por primera vez en tiempo de don Juan Carlos para desmentir el bulo, propagado desde ámbitos independentistas, de que el padre del Rey Felipe estaba hospitalizado.

| A. Jiménez / Y. Lorenzo España

Jornada intensa en la Corona, con el Rey Juan Carlos protagonizando la actualidad política a miles de kilómetros de distancia, sin necesidad de hablar y evidenciando, tal vez, que su impacto en la opinión pública y en la vida española sigue siendo enorme incluso desde un "exilio" involuntario que coincide con la campaña de ataques a la Casa Real más longeva que se recuerda.

Zarzuela ha salido al paso de las informaciones que aseguraban que la verdadera razón de que el Emérito no regresase a España en Navidad era que estaba ingresado en una clínica de Abu Dhabi por coronavirus. La Casa Real ha zanjado los rumores y ha negado que esto sea cierto.

Los rumores habían crecido después de que Carlos Herrera adelantase en Cope que Juan Carlos I no regresará finalmente a causa de la situación de la pandemia de coronavirus y su condición de persona de alto riesgo. Posteriormente, diversos medios informaron que el Rey Emérito se encontraba ingresado a causa del coronavirus, lo que ha sido desmentido por Zarzuela.

 En cuanto a la decisión de no volver a España en Navidad, el monarca habría trasladado a sus allegados un mensaje en el que asegura que prefiere la estabilidad del lugar en el que se encuentra hasta que la situación sanitaria mejore.

Ya el pasado 10 de diciembre, la periodista Marta Gómez Montero adelantó en exclusiva en ESdiario un acuerdo entre Zarzuela y Moncloa para demorar el retorno del Rey, aunque faltaba la aceptación de éste que ahora ha llegado con el argumento sanitario.

 

El Rey Emérito se encuentra desde el pasado mes de agosto en Abu Dhabi, a donde fue obligado a viajar para evitar que la presión mediática por las informaciones sobre sus finanzas afectasen a la Monarquía.

El padre de Felipe VI explicó entonces que dejaba España "ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados" de su vida privada y para facilitar a su hijo su labor como jefe del Estado.

El desmentido, que ha obligado a la Casa Real a pronunciarse sobre el Emérito por primera vez en muchas semanas, llegó apenas dos horas después de que se conociera la renuncia de don Juan Carlos a retornar a España por Navidad, siquiera de manera temporal, bien a casa de su hija Elena o incluso a la residencia de su hermana doña Pilar, fallecida el pasado mes de enero a los 83 años.

El Rey Emérito está bien de salud, ha perdido peso y mantiene sus ganas de volver a España con la mayor rapidez

La especie de que el anterior Jefe de Estado estaba ingresado en los Emiratos Árabes, incluso en estado grave, es un bulo que corre por España desde hace al menos dos semanas, pero ha cobrado pábulo con la difusión de la fake news desde el diario independentista catalán Ara, ampliado por otros medios nacionalistas y repetido, entre otros aun con dudas, por periodistas como Ana Pastor.

Esa noticia ha hecho contactar a la propia Zarzuela con el Rey Juan Carlos, de manera directa o a través de sus equipos, y consensuar un comunicado en el que de un lado se niega toda enfermedad del anterior Monarca y, de otro, se desvincula a la Casa Real de su decisión de no retornar a España al menos durante la Navidad, a pesar de no estar imputado en ninguna causa.

"Bien de salud y de peso"

Fuentes próximas al Emérito han confirmado a este periódico que su salud es óptima, que ha mejorado de sus dolencias en la pierna y que, además de seguir una dieta saludable y hacer deporte, se encuentra bien de ánimo, con ganas de volver y en buena forma, hasta el punto de haber perdido varios kilos.

La gran incógnita es si la decisión de don Juan Carlos de no regresar pospone sine die esa posibilidad o solo la aplaza hasta que se mitigue la alarma sanitaria. Nadie, ni en Moncloa ni en Zarzuela, es capaz de asegurar algo preciso al respecto, aunque parece haber tres posiciones distintas.

El Emérito nunca quiso irse y quiere volver con la mayor rapidez; el Gobierno lo prefiere lejos sin fecha de retorno clara y el Rey Felipe VI se debate entre su posición persona y la institucional, sin tener claro qué es mejor en un omento político convulso.