| 20 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Sánchez bloqueado y atrapado en su laberinto: tres meses del lío de la amnistía

Este martes, la decisión que iba a ser el gran pilar de la estabilidad de la XV legislatura cumple un trimestre. Pero, como en la Ley de Murphy: todo lo que podía salir mal ha salido peor.

| Javier Ruiz de Vergara España

Era una medida prevista para activar el botón de arranque de la legislatura, pero lo que ha provocado es precisamente el efecto contrario: que el nuevo mandato de Pedro Sánchez se haya parado en seco.

Este martes -y 13- se cumplen tres meses desde que Patxi López entregó en el registro del Congreso de los Diputados la “bomba de relojería” de la pomposamente llamada “Ley Orgánica de Amnistía para la normalización institucional, política y social de Cataluña”. Lo hizo el PSOE solo, sin el apoyo de Junts y ERC, ni de Sumar ni el PNV, lo que vaticinaba los tiempos convulsos que se avecinaban.

Y, además, que Cataluña no se ha “normalizado” es una evidencia, como lo es que la proposición de ley sí ha servido para desnormalizar aún más la política nacional y meter a Moncloa y a Ferraz en un endiablado laberinto.

 

Tres meses después, Sánchez ha chocado con la cruda realidad y ha comprobado que Carles Puigdemont dijo la verdad cuando advirtió que su pacto era únicamente de investidura pero no de gobernabilidad.

 

La reunión entre el socialista Santos Cerdán y Puigdemont que alumbró el "pacto de la amnistía".

 

Y ha servido al PSOE para certificar lo que muchos dirigentes socialistas advirtieron en su momento: el riesgo de dejar la estabilidad del Gobierno en manos del excéntrico inquilino de Waterloo.

Este martes -y 13- se cumplen tres meses desde que Patxi López entregó en el registro del Congreso de los Diputados la “bomba de relojería” de la pomposamente llamada “Ley Orgánica de Amnistía para la normalización institucional, política y social de Cataluña”.

Así que este martes, cuando se cumpla el primer trimestre de una ley que aún no ha visto la luz, todo está patas arriba: Puigdemont acorralado por Europa cómo hace cinco años; ERC y Junts a la gresca permanente; el PNV y Bildu retándose en las urnas; Sumar y Podemos en guerra civil; el Congreso ingobernable y María Jesús Montero obligada a esconder en un cajón su proyecto de Presupuestos Generales para 2024.