| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Teresa Ribera con Pedro Sánchez
Teresa Ribera con Pedro Sánchez

La jugada que prepara Sánchez: encasquetar a Ribera de 'vice' de Von der Leyen

El presidente del Gobierno es el que más eurodiputados socialistas tiene tras Italia y quiere usar esa carta para colocar a su candidata en la Comisión Europea y dejar mal al PP de Feijóo

| Enrique Martínez España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene preparada una jugada para hacer valer su peso en Europa y de paso dejar en mal lugar al PP de Alberto Núñez Feijóo. Si alguien creía que tras los malos resultados del PSOE en las elecciones europeas, que perdió frente al PP, el presidente se iba a quedar quieto, está equivocado. Sánchez tiene un plan que pasa por su amiga la popular Úrsula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea y candidata a la reelección.

En Moncloa respiraron aliviados cuando la misma noche de las elecciones europeas Úrsula Von der Leyen anunciaba que quiere reeditar la coalición en Europa del PP europeo, socialistas y liberales. Pese a que la izquierda en general y los socialdemócratas en particular han retrocedido, y la derecha ha avanzado en el Parlamento Europeo, Úrsula Von der Leyen quiere seguir apoyándose en la coalición que hasta ahora ha gobernado Europa.

El PSOE temía que Úrsula Von der Leyen pudiera explorar una coalición en Europa con los liberales y el partido de la italiana Giorgia Meloni -donde se integra Vox-, sobre todo tras asegurar Von der Leyen que la primera ministra de Italia es europeísta y no es como la ultraderecha de Francia o Alemania. Sin embargo, los planes de la alemana pasan ahora por mirar a los socialistas, y eso Pedro Sánchez lo va a aprovechar.

Un gol por la escuadra al PP de Feijóo

Pedro Sánchez tiene dos ases en la manga: primero, su reconocida amistad con Úrsula Von der Leyen. Pese a ser de partidos distintos -PP y PSOE-, siempre han tenido muy buen feeling. Y segundo, que la delegación socialista española es la segunda más potente de la Eurocámara tras el Partido Demócrata italiano -la socialdemocracia en la mayor parte de Europa está hundida-.

Pedro Sánchez quiere mover ficha y que la cuota española en la Comisión Europea sea su candidata y vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, y en un puesto de vicepresidenta. Es decir, de número 2 de Úrsula Von der Leyen. Si la alemana repite como presidenta con los votos socialistas, lo normal es que ceda la vicepresidencia y algunos comisarios europeos a los socialistas, y ahí es donde Pedro Sánchez levanta la mano y pide su plaza. Una plaza que además estaría ligada a asuntos de medio ambiente o energía.

Si Pedro Sánchez logra su propósito, le mete además un gol por la escuadra al PP español, que ha planteado las elecciones europeas como una elección entre Sánchez o el PP. Pero en Europa ese mismo PP estaría dando poder a la enviada de Sánchez, quedando en evidencia y pareciendo los pagafantas del PP europeo. Por eso en Génova no sentó muy bien que Úrsula Von der Leyen anunciara la misma noche electoral que quería pactar con los socialistas. En España muchos populares son partidarios de explorar la vía de acuerdo con los de Meloni.