| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez junto a Pere Aragonés
Pedro Sánchez junto a Pere Aragonés

Temor a que Sánchez impulse una "Constitución" catalana por la puerta de atrás

La publicación de la carta de Junqueras exigiendo a Sánchez un referéndum pactado abre la puerta a que el presidente del Gobierno explore nuevas alternativas para contentar a sus socios.

| Andrea Jiménez España

Pedro Sánchez ya ha recibido el gesto que necesitaba por parte del independentismo para seguir con su plan. La renuncia a la unilateralidad anunciada este lunes por Oriol Junqueras abre la puerta a que el Gobierno busque una solución intermedia que contente a los secesionistas,  que no es otra que la creación de un nuevo Estatut, con más competencias y una mayor financiación.

Y es que la política desplegada por el Gobierno va paso a paso. Primero rebajar la presión ejercida por parte de los independentistas, algo de lo que ya se ha encargado Junqueras al pasar de despreciar los indultos -"se lo pueden meter por donde les quepa", dijo en 2019- a considerarlos "gestos que pueden aliviar el conflicto, paliar el dolor de la represión y el sufrimiento de la sociedad catalana".

 Después será el turno del Gobierno, que ya está redactando los informes sobre los indultos, y que previsiblemente estarán antes del verano, tal y como vaticinó este lunes el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta. Una medida de gracia que ha encendido a la opinión púbica y que este domingo contará con el rechazo frontal en las calles madrileñas, además del rechazo judicial de la Fiscalía y el Supremo, con una más que simbólica manifestación en Colón.

Pero Sánchez y su Ejecutiva lleva vendiendo su discurso durante semanas. La concordia y la convivencia son los valores a los que pretende agarrarse el Consejo de Ministros para aplacar a la calle, a la vez que a sus propios socios de ERC, que han dado el paso necesario para que el discurso de ambos termine confluyendo en un punto, el de una votación pactada.

Un nuevo Estatut

Pero ese referéndum de autodeterminación que ansía Junqueras no es posible dentro de la legalidad vigente, por lo que Sánchez ya apuesta por una solución que pasa por volver a la política de Zapatero y al punto de partida inicial del desafío de los independentistas: un nuevo Estatut.

En él, se mejoraría la financiación autonómica y se blindarían las competencias de la Generalitat, dando aún más autonomía a la región, tal y como ansían los secesionistas, con un mayor control financiero y de la hacienda pública catalana.

Sánchez 'bendice' a Junqueras

Una solución basada en el "pragmatismo", lejos de posturas "maximalistas", según señaló este lunes el propio presidente del Gobierno en su visita a Barcelona en la que coincidió con el nuevo presidente de la Generalitar, Pere Aragonés.

Así, los secesionistas tendrían su nueva 'Constitución' que los propios catalanes votarían en un referéndum, tal y como desean los independentistas y que la oposición no está dispuesta a tolerar, ya que daría aún más alas a los secesionistas, considerándolo una nueva victoria para 'su causa'.

Casado avisa a Sánchez: "No se puede cambiar el modelo de Estado por la puerta de atrás"

De hecho, el líder del PP, Pablo Casado, ya ha avisado a Sánchez de que no puede modificar el modelo de Estado "por la puerta de atrás". Tras asegurar que ya son "demasiados engaños y mentiras" por parte del Gobierno y de los independentistas, el presidente del PP ha resaltado que "lo que sea España" tienen que decidirlo "todos los españoles, no los socios del Gobierno".

"Si quieren algún tipo de modificación de la Constitución tendrán que venir al Parlamento español y plantear una reforma incluso del modelo de Estado, que lo permite esta Constitución a diferencia de otras, pero no se puede hacer por la puerta de atrás para permanecer en La Moncloa", ha resaltado.