| 13 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una sesión  en el Senado.
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una sesión en el Senado.

Datos demoledores: Bruselas desmonta las mentiras con el paro de Sánchez y Díaz

Eurostat publica nuevas cifras que dejan en evidencia los buenos datos del paro que proclama a los cuatro vientos el Gobierno 'sanchista': eleva el total real de parados en casi un millón.

| Raúl Puente España

Al principio de cada mes a Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, y en general al Gobierno sanchista, se les llena la boca con palabras de orgullo por los buenos datos del paro. Los del mes de mayo, por ejemplo, en el que fue según Moncloa fue el mejor resultado en ese mes desde el año 2008, con el desempleo bajando a todos los niveles y en todos los sectores económicos. Una maravilla que esconde trampas y una buena capa de maquillaje, al más puro estilo Tezanos con las encuestas y sondeos electorales, para hacer ver que, como dijo Sánchez, España va “como una moto” en el ámbito económico.

Sin embargo, como ya ha pasado en alguna ocasión más, aparece la Unión Europea para desmontar el tinglado que tienen montado sobre los datos del paro la ministra de Trabajo y el presidente del Gobierno. Eurostat, la considerada Oficina Europea de Estadísticas, salta a escena para poner de nuevo en duda la fiabilidad de los datos sobre el paro aportados por el Ejecutivo de nuestro país. Datos sobre los que, por otra parte, diferentes expertos ya habían advertido.

 

Con todo y con ello, los demoledores datos publicados recientemente por Eurostat aseguran que a los 3,02 millones de parados oficiales publicados en los datos del Gobierno hay que añadir otras 985.000 personas que no trabajan y no se incluyen en los datos oficiales. Y es que, según la OIT (Organización Internacional del Trabajo) se considera ‘parado’ a una persona sin empleo que lo busca activamente y con disponibilidad para incorporarse a un puesto de trabajo inmediatamente. 

Sin embargo, no se cuentan en las estadísticas los que están en paro, sin trabajar, y por el motivo que sea no buscan empleo de forma continuada o no pueden incorporarse a un trabajo por motivos personales o de otra naturaleza. En este caso, pasan a ser denominados ‘inactivos’ cuando, en realidad, es una persona que está desempleada.

El caso de los 'infraempleados': en España más de un millón

Otro caso a tener en cuenta para Bruselas es el de los denominados 'infraempleados'. Seguro que te suena esta situación por algún familiar, especialmente personas jóvenes: son aquellos que trabajan pero lo hacen por muy pocas horas, con trabajos temporales, y que están continuamente buscando empleo para saltar de uno a otro en búsqueda de mejores condiciones laborales.

Pues bien, Eurostat sitúa la cifra de personas con ese perfil en nuestro país en 1,1 millones de personas. Algunos expertos incluyen a los conocidos como trabajadores fijos discontinuos en este apartado. Ambos perfiles, el de los 'infraempleados' y el de aquellas personas que no buscan empleo de forma activa (desanimadas) forman lo que en economía se denomina paro oculto.

Entrada de una Oficina de Empleo, a 2 de junio de 2023, en Madrid (España).

En este grupo también están las personas con un trabajo informal. En muchas economías existe un sector informal no regulado donde las personas trabajan sin contratos formales ni protección laboral. Estas personas pueden no estar registradas como desempleadas porque no buscan trabajo en los canales oficiales.

Si bien las tasas oficiales de desempleo pueden ser bajas, el paro oculto puede indicar que hay un mayor número de personas que están desempleadas o subempleadas de lo que sugieren las cifras oficiales. Es por eso que algunos analistas consideran esta estadística como una medida más precisa del estado real del mercado laboral.