| 01 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La ministra de Defensa, Margarita Robles
La ministra de Defensa, Margarita Robles

Robles activa el ventilador y apunta a los responsables de la crisis de Pegasus

La ministra de Defensa ha animado a analizar quién es el verdadero responsable de la seguridad de los teléfonos móviles del Gobierno, ya que no solo depende del CNI.

| Yolanda Lorenzo España

Margarita Robles no quiere ser la única que cargue con la responsabilidad del estallido del 'caso Pegasus', pese a que los socios de Sánchez se empeñen en pedir su cabeza, junto la de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban. Aunque ha eludido respaldar a la jefa de 'La Casa', una vez que desde Moncloa se allana el terreno para su posible destitución, ha animado a "dedicar un minuto de tiempo" para comprobar de quién es la responsabilidad de la seguridad de los terminales de Pedro Sánchez, apuntando directamente a Félix Bolaños.

Así ha respondido la titular de Defensa a su llegada al Congreso, antes de comparecer en la comisión del ramo para explicar la 'Brújula Estratégica de la Unión Europea', a la pregunta sobre de quién depende la seguridad de los móviles del presidente del Gobierno. "Todo está en las normas, todo está en la ley, eso es lo que pasa en democracia". Y, a renglón seguido, ha animado a la prensa a emplear "un minuto de tiempo" a consultar ese extremo.

Y es que, la seguridad de los terminales que utiliza Sánchez corresponde a la Secretaría General de Presidencia, y cuando su móvil fue infectado por el programa 'Pegasus', en mayo de 2021 el responsable de la misma era el ahora ministro del ramo, Félix Bolaños.

En concreto, cuenta con un Departamento de Coordinación Técnica y Jurídica que, a su vez, incluye una Unidad de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (UTIC), que en coordinación con el Centro Criptológico Nacional se encargan de la gestión de los teléfonos móviles del presidente y de su seguridad. 

Además, tal y como ha venido informando ESdiario, en el ministerio de Defensa no están dispuestos a que Robles sea la única quemada por este caso y aunque el CNI depende de ella, recuerdan que los cuerpos policiales dependientes de Marlaska también pueden trabajar con sistemas de escucha y con el propio programa Pegasus tan en boca estos días.

Un apunte que no ha dejado pasar por alto el vicesecretario del PP y eurodiputado, Esteban González Pons, que ha recordado este lunes un dato relevante sobre el control de las comunicaciones en el aparato del Estado. 

"La seguridad de las comunicaciones del Gobierno no es competencia del CNI. Alguien que está muy callado tiene que empezar a decir algo", respondía a un periodista que apuntaba a la dimisión de la directora del CNI como salida a la crisis del espionaje. 

Una evidente referencia al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, que por ahora se ha escapado de la quema en este espinoso asunto. González Pons asimismo se preguntó que “¿en qué reuniones estuvieron los teléfonos infectados? Si lo cuentan que lo cuenten todo”, dejando entrever que el Gobierno no está ofreciendo todos los datos.

Y es que, el Ejecutivo sigue sin ser capaz de explicar cómo es posible que haya pasado un año desde el ataque sin que nadie se percatase e insiste en que sólo lo hizo cuando se conocieron los supuestos espionajes a los independentistas, dejando a los servicios de inteligencia en el peor lugar posible.

paz_esteban

Paz Esteban, directora del CNI

De hecho, nadie en Moncloa se atreve a confirma la continuidad de Paz Esteban en el cargo. La portavoz Isabel Rodríguez se limitó a señalar que "cada momento tiene su afán" y que ahora mismo están "en la etapa de aclarar qué ha sucedido". "No podemos pasar a la siguiente fase sin saber lo que ha pasado y solucionarlo", señaló.

Sin embargo, Robles ha apostado por respaldar su labor y se ha felicitado de que este jueves se celebre la comisión de secretos oficiales, en la que la directora del CNI, “que aguanta estoicamente imputaciones que no se corresponden con la realidad, podrá decir lo que considere oportuno, que es lo que esta documentado”.

Además, la ministra de Defensa ha proclamado este miércoles su "orgullo" por los 3.000 miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y ha subrayado que todos los servidores públicos trabajan "solo y exclusivamente" conforme a la ley, a la vez que ha remarcado que España cuenta con instituciones "sólidas y fiables" y que la administración de justicia es la única responsable de esclarecer cualquier presunto hecho delictivo.

Robles ha avisado así de que no acepta "especulaciones" ni acusaciones "sin pruebas", reiterando el trabajo en favor de los ciudadanos de los funcionarios del CNI

En un momento en el que el centro de inteligencia está en el punto de mira por los casos de espionaje, y sus socios de Gobierno ya exigen responsabilidades, ya sea la dimisión de la directora, Paz Esteban, como la suya propia, ha recordado que muchos de sus miembros incluso "han pagado con sus vidas" haber cumplido con su deber en defensa de "la paz, la libertad y la seguridad" de los ciudadanos.

Robles ha avisado así de que no acepta "especulaciones" ni acusaciones "sin pruebas", reiterando el trabajo en favor de los ciudadanos de los funcionarios y apuntando que los cargos públicos solo tienen la "obligación" de "servir y ser transparentes".

"No va a poder nadie con la fortaleza de las personas de ley que cumplen con la legalidad y que están en todo momento arrimando el hombro en un acto de generosidad y no en la descalificación permanente a las instituciones", ha aseverado.