| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez en su comparecencia
Pedro Sánchez en su comparecencia

Todo fue un paripé: Pedro Sánchez no se va

“He decidido seguir con más fuerza”. El presidente del Gobierno hace un manifiesto calificando a su mujer de “víctima” y presentándose como fruto de una “campaña de descrédito”

| Enrique Martínez España

Pedro Sánchez no se va. Estos cinco días de reflexión y de culto al líder por parte del PSOE para pedir “Pedro quédate” sólo han servido para seguir como estábamos en el punto de partida. El presidente del Gobierno ha comunicado su decisión: “he decidido seguir con más fuerza”, descartando por tanto dimitir como algunos temían en su partido o en sus socios.

Todo ha sido un relato para victimizarse tanto al propio Pedro Sánchez como a su mujer, Begoña Gómez, y ha así ha mostrado en su comparecencia, así como para mostrarse como el garante de la democracia. “Asumo la decisión de continuar, con más fuerza si cabe. Esto no va del destino de un dirigente particular. Se trata de decidir qué tipo de sociedad queremos ser. Nuestro país necesita esta reflexión. Llevamos demasiado tiempo dejando que el fango contamine nuestra vida pública”, ha expresado Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno ha presentado a su mujer como víctima: “exigir resistencia incondicional a los líderes objeto de esta estrategia es poner el foco en las víctimas y no en los agresores. ¿Queremos esto para España? Mi mujer y yo sabemos que esta campaña de descrédito no parará. Llevamos diez años con ella. Es grave, pero no es lo más relevante. Podemos con ella. Lo importante es que queremos agradecer las muestras de solidaridad y empatía recibidas de todos los ámbitos sociales. Gracias a la movilización social, que ha influido decisivamente en mi reflexión”, ha indicado aludiendo a la movilización del PSOE.

“La carta que les envié pudo desconcertar, porque no obedece a ningún cálculo político. Soy consciente de que he mostrado un sentimiento que en política no suele ser admisible”, ha indicado Pedro Sánchez negando que sea todo una estrategia y vendiendo la imagen del ‘hombre enamorado’. 

Pido a la sociedad española que volvamos a ser ejemplo. Los males que nos aquejan forman parte de un movimiento mundial. Mostremos al mundo cómo se defiende la democracia”, ha subrayado Pedro Sánchez presentándose como un garante de la democracia española, otra parte de su relato.