| 23 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez y Patxi López en el Congreso
Pedro Sánchez y Patxi López en el Congreso

Patxi López se traga sus palabras: Feijóo gana a Sánchez con el ‘sí es sí’

Feijóo ya consiguió que Pedro Sánchez pida perdón por la Ley del 'solo sí es sí' y que acepte las enmiendas del PP para su reforma. Ahora toca que el Gobierno asuma responsabilidades.

| Hugo Pereira España

Ocho meses han pasado desde la aprobación de una de las mayores aberraciones legislativas de nuestra historia democrática. Ley, la del solo sí es sí, que ha forzado al Presidente del Gobierno a pedir perdón a los españoles y, más concretamente, a las cada vez más desprotegidas mujeres por un recalcitrante sectarismo sumado a la incompetencia legislativa del que ya es el Ejecutivo más antifeminista en democracia. 

Del “orgulloso” Pedro Sánchez por una ley que tan solo, decía, “necesita asentarse” a pedir “perdón a las víctimas por los efectos indeseados de la ley del solo sí es sí”. Y no nos confundamos, si no fuera porque estamos en pleno año electoral, en la antesala de unos comicios, y con una opinión pública transversalmente -salvo un reducto de votantes de Podemos acríticos- en contra de una norma aplaudida por agresores sexuales, violadores y pederastas, nada hubiera cambiado. Pedro Sánchez seguiría estando orgulloso e Irene Montero sacando pecho de tal hito feminista.

 

Ocho meses han pasado, como decíamos. Tratando de que los españoles se olvidaran y de que la oposición dejara de dar la tabarra -algo que los del Gobierno no consiguieron-, han permitido que mil delincuentes sexuales ya hayan sido premiados. El último, un hombre condenado por violar de forma continuada a sus dos nietas cuando tenían entre 8 y 10 años. En términos absolutos, una de cada tres condenas revisadas se ha rebajado, además de las 104 excarcelaciones.

Ahora, la Comisión de Justicia ha aprobado el dictamen de la reforma de la ley del solo sí es sí que registró el PSOE el pasado mes de febrero. Ha salido adelante con el apoyo del PP, el PNV, Ciudadanos y JxC para que el próximo jueves 20 de abril se pueda someter a voto en el pleno del Congreso de los Diputados. 

El PSOE se negó a dialogar con el PP hasta el final

Del “no negociamos con el Partido Popular porque no quiere la Ley” de Patxi López -de hace tan solo dos meses-, al acuerdo con los populares. Y porque no les quedó más remedio.

La semana pasada, tal y como hemos desvelado en ESdiario, el PSOE aseguraba -en público y en privado- que no darían su brazo a torcer y que sacarían adelante “nuestra, nuestra” reforma, reiteraba la portavoz del PSOE en el Congreso que sustituía a Patxi López. Y el PP, ante la falta de diálogo, no aseguraba su imprescindible voto a favor y consideraban que la reforma que presenta el PSOE tiene importantes “agujeros”.

Desde el PP incidían en que se debían introducir mejoras en la reforma relativas al tratamiento de menores o la difusión de imágenes a través de dispositivos móviles para que el PSOE tuviera su voto a favor. “Hay todavía agujeros en la reforma planteada por el PSOE que permitiría que agresores y violadores sexuales se viesen beneficiados”, sentenciaban fuentes del Partido Popular

Una semana después, el PSOE y el PP, a nivel de grupo parlamentario, llegan a un acuerdo que permitirá aprobar la reforma de la Ley del solo sí es sí en el pleno del próximo jueves. El PP gana finalmente el pulso al PSOE. Y el beneficio es para todos los españoles y, muy en especial, para las mujeres.

Pero no nos engañemos, todas las revisiones de penas solicitadas -unas cuantas miles- seguirán su transcurso. El goteo de agresores y violadores sexuales, en suma, no cesará. Esta reforma que se aprobará es de cara a futuro.

El mayor miedo del PSOE: la foto con el PP 

Desde el Partido Popular descartan cualquier foto con el PSOE para escenificar su acuerdo: “no, no, no habrá ninguna foto con el PSOE más que la del pleno del jueves”, aseguran fuentes de la dirección del PP. Máxime, recuerdan, cuando tenemos un Presidente del Gobierno “que no llama al líder de la oposición desde hace muchos meses”, una total anomalía democrática.

El mayor temor del PSOE ya no es el haber tenido que dar su brazo a torcer o, tan siquiera, el haber tenido que pedir perdón a las mujeres víctimas de agresiones o violaciones sexuales. A lo que sienten pavor los socialistas, paradójicamente, es a su socio Unidas Podemos que ya están tratando de darle la vuelta a la tortilla acusándoles de someterse a la derecha: “es una mala noticia que implica un retroceso de esta ley que ensanchaba derechos a las mujeres”, inciden los morados. A que sus socios consigan, en pleno periodo electoral, en suma, imponer el relato del miedo a la derecha y extraer cierto rédito -a su costa- sí que le tienen miedo. 

Ahora falta que el Gobierno asuma responsabilidades

En política no se pide perdón, se asumen responsabilidades. Y la responsabilidad, más allá de la que evidentemente tiene la titular del Ministerio de Igualdad, Irene Montero, es del conjunto del Consejo de Ministros -PSOE incluido- que aprobó la remisión de la Ley del solo sí es sí al Congreso. Ergo, Pedro Sánchez es el máximo responsable.

El Partido Popular ya consiguió un hito: que el PSOE se retracte y pida perdón. Ahora queda que alguien dimita; pues el daño que han ocasionado a tantas víctimas y familiares, desde luego, justifica dimisiones.