05 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Receta de verdinas con chipirones

Al igual que el resto de las legumbres, la verdina, es un alimento de gran riqueza nutricional con un sinfín de posibilidades gastronómicas

La verdina es una variedad de judía de color esmeralda claro con una piel suave y muy fina, que se cultiva principalmente en Asturias y Galicia. Su cremosa textura y su exquisito sabor vegetal, la posiciona directamente en el podium de las ganadoras como una de las alubias más apreciadas y valoradas. Son la apuesta de muchos grandes chefs, que las proponen con éxito en sus cartas como un producto exclusivo, maridando de maravilla con pescados, mariscos e incluso carnes de caza y setas.

 

Ingredientes para 4 personas

300 gramos de alubia verdinas

12 chipirones pequeños

15 colas de langostinos

2 cebollas

1 hoja de laurel

1 zanahoria

1 tomate rallado

6 dientes de ajo

1/2 vasito de vino blanco

aceite de oliva

sal

pimienta blanca

 

Elaboración

1.- La noche anterior a cocinarlas coloca las verdinas en una cazuela con agua para que comience su hidratación. Por la mañana retira el agua y ponlas a cocer en una olla rápida con agua fresca, una cebolla entera pelada, 3 dientes de ajo machacados, una zanahoria troceada y una hoja de laurel. 

 

2.- Una vez suban las anillas, baja la intensidad del fuego y mantén durante 2-3 minutos más. Después apaga el fuego y deja que el calor residual termine de cocinarlas.  Cuando puedas abrirla desecha las verduras y escurre las verdinas.

3.- Limpia bien los chipirones bajo el agua, asegurándote de darles la vuelta para eliminar la telilla que tienen en su interior.

Rellénalos con sus patitas y algunos trocitos de langostino. Cierra la apertura con un palito y reserva.

 

4.- Cubre una cazuela baja con aceite de oliva y rehoga suavemente la cebolla cortada en brunoisse con tres dientes de ajo laminados. Cuando comiencen a ablandarse vierte el vino y continúa cocinando hasta que evapore por completo todo el liquido. Añade el tomate rallado, sal y pimienta al gusto.

 

5.- Remueve durante un minuto para integrar el tomate e incorpora los chipirones junto a los langostinos sobrantes.

Observarás que el tamaño de los chipirones encoge considerablemente y que comienzan a soltar agua. Sube la intensidad del fuego para que evapore con rapidez y menea la sartén durante los siguientes 3-4 minutos.

 

6.- Una vez que los chipirones estén blancos y hayan engordado, transfiere las verdinas a la cazuela y cocina todo junto durante un par de minutos más.

 

Deja reposar en la fuentes de calor durante 15 minutos antes de servir.