| 22 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Policías el 1-O.
Policías el 1-O.

Puigdemont amnistiaba en 2021 a los policías del procés, Sánchez los excluye hoy

El texto presentado hace dos años por Junts borraba los delitos de los 65 agentes imputados, la iniciativa socialista los deja sin perdón

| Francisco Mercado Investigación


La amnistía propuesta por Junts en 2021 era más generosa con los policías nacionales imputados por reprimir los actos ilegales del 1-O y del tsunami democrátic que la propuesta registrada en 2023 por el PSOE.

Aquella proposición de ley los amnistiaba a todos, la iniciativa socialista los excluye si están incursos en torturas, atentados contra la dignidad moral o lesiones irreparables de miembros con carácter doloso.

 

Sánchez deja sin perdón todos los delitos que precisamente hoy pesan sobre sus 65 policías nacionales procesados por enfrentarse en las calles a los indepes. Puigdemont era más generoso con sus represores que el máximo jefe de los policías nacionales, Sánchez. Pero los agentes no quieren amnistía, sino justicia.


La propuesta fallida propuesta de Junts en 2021 lo planteaba así:

“1. También quedarán amnistiados los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad por los actos generadores de causas penales o expedientes administrativos disciplinarios en curso o conclusos realizados con ocasión de actuaciones de investigación de cualquier índole o de impedimento de la realización de los hechos mencionados en el artículo primero de esta ley. Del mismo modo, no podrá iniciarse ningún tipo de procedimiento en relación con tales hechos.

Los policías del 1-0 nunca esperaron que el peor proyectil se lo lanzase el presidente del Gobierno que les ordenó reprimir la revuelta terrorista del tsunami: Sánchez.

 

2. En ningún caso, el haber sido sometido a un procedimiento o haber estado condenado tendrá ningún reflejo en las hojas personales de servicios de dichos funcionarios.

3. En especial, quedan amnistiadas las actuaciones contra los derechos cívicos, en especial, los relativos a detenciones ilegales, lesiones, y contra la integridad moral de las personas”.

Por tanto, Puigdemont amnistiaba todas las actuaciones represivas policiales. Las lesiones ocasionadas, cualesquiera fuera su gravedad. Y los atentados contra la integridad moral. Trato vejatorio.

 

La policía se enfrenta a manifestantes indepes.

 

Sánchez fulmina tal generosidad de Junts hacia sus agentes imputados con su propio proyecto de amnistía presentado en el Congreso tras su rendición de Waterloo. El PSOE sitúa estas excepciones policiales a la amnistía:

“a) Los actos dolosos contra las personas que hubieran producido un resultado de muerte, aborto o lesiones al feto, la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro, la pérdida o inutilidad de un sentido, la impotencia, la esterilidad o una grave deformidad.

b) Los actos tipificados como delitos de torturas o de tratos inhumanos o degradantes”.

Son precisamente los delitos que sobrevuelan a 65 policías tras sufrir cientos de heridos y tres lisiados por usar la fuerza tanto bajo gobierno del PP como del PSOE para reprimir actuaciones ilegales en la calle de los indepes.

Las pedradas les cayeron igual con el 1-O que con el tsunami. Pero nunca esperaron que el peor proyectil se lo lanzase el presidente del Gobierno que les ordenó reprimir la revuelta terrorista del tsunami: Sánchez.

El proyecto socialista no exige condena firme para ser excluidos los agentes imputados de la amnistía, coladero que sí aplica a los terroristas indepes para disfrutarla.

Les  veta si están inmersos en delitos tipificados como tortura o actos dolosos con lesiones. ¿Dónde deben estar tipificados sus delitos? ¿En una denuncia? ¿En una condena inicial, firme…? ¿Quién determina el delito de los agentes a efectos de incluirlos o excluirlos de la amnistía?

El PSOE equipara tortura a desalojar por la fuerza, aplicar porrazos o pelotazos. Lo mismo que proyectan los acusadores indepes de sus agentes.  Denuncian tortura en la vía pública, no en una celda oscura. Y no para arrancar una confesión. Una nueva modalidad. Por tanto, Sánchez tortura a los manifestantes de Vox que rodean Ferraz.

Sánchez deja sin perdón todos los delitos que precisamente hoy pesan sobre sus 65 policías procesados por enfrentarse en las calles a los indepes. Puigdemont era más generoso con sus represores que el máximo jefe de los policías nacionales, Sánchez. Pero los agentes no quieren amnistía, sino justicia.

Y cuando ya ni cabe hablar de innecesaria fuerza física por los denunciantes, por falta de lesiones constatables, esgrimen trato degradante sus letrados indepes. Y ahí entra el resto de denuncias contra los policías: la mera percepción psicológica de la víctima sin aportar un parte médico.

Paradójicamente, mientras colean 65 agentes pendientes de juicio, otros 27 ya han sido exonerados judicialmente de delitos leves en Gerona por entender que el 1-O usaron correctamente la fuerza que el estado les brinda, a pesar de que igualmente se alegaron lesiones (no tortura) y trato degradante.