| 25 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Sánchez, este miércoles en Marruecos.
Sánchez, este miércoles en Marruecos.

Mohamed, Puigdemont y el “ejemplar” Koldo

Pedro Sánchez salió volando a rendir pleitesía al Rey de Marruecos. Fue decirle Mohamed VI que le recibía y montarse en el Air Force One 'sanchista' para ir a ponerse a su disposición. Faltaría más: “Todo por la Patria”. Las relaciones con nuestro vecino del sur son importantes, claro, pero, ¿hace falta arrastrarse tanto? Ni que fuera Puigdemont.

El gobierno marroquí debe estar encantado viendo cómo el presidente español corre en cuanto el monarca alauí chasca sus dedos. ¿Y los españoles? Pues, andamos “mosqueaos” ante tanto agasajo solícito. No olvidamos que una “potencia extranjera” robó los datos del teléfono móvil de nuestro presidente. ¿Algún día habrá explicación?

Además, también recordamos que hace un año, cuando Sánchez giró su visita oficial a Marruecos, el plantón real fue sonado. Tras hacerle esperar horas, el rey marroquí simplemente le concedió una conversación telefónica que mantuvo con nuestro mandatario desde Gabón. O sea, una humillación en toda regla. Humillación que, para más inri, llegaba tras haber realizado nuestro país en 2022, por decisión personal de Sánchez, un giro radical en nuestra histórica política internacional sobre el Sáhara para rendir nuestra antigua colonia como región autónoma de Marruecos.

Al menos este viaje a Rabat habrá servido a Sánchez para otear desde el aire cómo su aizkolari preferido, ese “militante socialista ejemplar” al que elogiaba en Facebook, Koldo García, tan cercano amigo de José Luis Ábalos y de Santos Cerdán, era detenido acusado de haberse enriquecido a través de una red criminal que hizo negocio con la necesidad de las mascarillas en pandemia. Muy moral. A Pedro Sánchez se le alborota el corral. Todo indica que estamos ante su principio del fin. Ahora, también corrupción, lo que le faltaba.

Los nervios socialistas son tan grandes que hasta el mismo presidente ha salido a esparcir calumnias contra Isabel Díaz Ayuso y un ciudadano particular como es su hermano. Mal pinta lo del amigo del alma Koldo.

A.M.BEAUMONT