| 25 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, saluda al presidente de Castilla La-Mancha, Emiliano García-Page.
El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, saluda al presidente de Castilla La-Mancha, Emiliano García-Page.

Cabeza de caballo a Page

Traidor. Emiliano García-Page ha dejado de estar en el “extrarradio” del PSOE, según lo colocó Óscar Puente, para ser acusado de alta traición al partido. María Jesús Montero lo ha sentenciado: “Uno tiene que saber cuando juega su equipo y la camiseta que lleva”. Está condenado. Va a ser fusilado al amanecer. Sólo falta que Ferraz diga cuándo es el momento. Pedro Sánchez no hace prisioneros.

El presidente de Castilla-La Mancha se despertó este miércoles con cierta sensación de calor y, cuando examinó su cama, encontró la cabeza de su caballo favorito ensangrentada a su lado. El mensaje ha sido nítido.

Lo ocurrido en Galicia se queda en Galicia. Tal es el dictado de La Moncloa. Pensar otra cosa en el socialismo oficial es ser desleal al jefe y, por ello, a las siglas. Así que voces discordantes no se van a aceptar.

Al igual que Page, Juan Lobato, el sensato líder madrileño del socialismo, debería meditar bien aquello que razona porque puede pasarle como a Joaquín Leguina o, peor aún, ser tratado con la maldad e inquina con la que se obligó a apartarse a Tomás Gómez, inventándose falsedades sobre él, que quedaron luego desmentidas por los hechos, pero que sirvieron para quitárselo de la vista a Sánchez.

El PSOE no existe ya. Solo queda la P de Pedro. Las primarias, cuando un líder desea luego inmortalizarse en el cargo, son la mejor lápida para la democracia en los partidos. ¿Quién va a toser a un líder al que lo han puesto todos los militantes?: “El PSOE soy yo”, dice Sánchez. También repite que su formación es lo más parecido a la sociedad española. Luego: Sánchez también es el pueblo español. Así se forja un autócrata.

A.M.BEAUMONT