| 25 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Luis del Olmo
Luis del Olmo

Luis del Olmo ajusta cuentas con el amigo íntimo que le estafó

El periodista radiofónico cuenta el motivo por el que su etapa “más feliz” pasó a ser una de las más oscuras por culpa de una mala amistad

| ESdiario Medios

Luis del Olmo es uno de los periodistas más importantes de España y uno de los “creadores” de la radio en nuestro país. Una figura muy relevante que ha despertado cada mañana a millones de españoles: primero lo hizo en Radio Nacional de España y, después, en la Cadena COPE. 

Durante muchos años fue el líder absoluto con su programa “Protagonistas” y, salvo por una batalla dura con Iñaki Gabilondo en la Cadena SER, reinó con puño de hierro sobre las ondas españolas. Ahora, más de una década después de haber tomado la decisión de apartarse de los micrófonos, Luis del Olmo ha confesado una de sus vivencias más oscura.

En una entrevista al diario El País, el periodista leonés ha confesado que fue estafado por un viejo amigo íntimo. Un compañero que se encargaba de llevarle las cuentas y las facturas, ya que él se dedicaba a lo que realmente sabía: hacer radio. Y ahora sabemos que ese dinero no era poco. A preguntas del veterano periodista Juan Cruz, Luis del Olmo ha confesado que llegó a ganar un millón de pesetas. 

Un salario desorbitado para la época que le ofreció el presidente de la Cadena COPE: “El padre Pedro Gago, presidente entonces de la Cope, estaba cuando me dieron el primer Ondas y me invitó a dejar Radio Nacional y llevar Protagonistas a su cadena. En la cadena estatal me trataban muy bien, era difícil concebir el cambio. Pero la oferta se concretó en mucho dinero, ¡un millón [de pesetas] al mes! Y pasé a decir “buenos días, España” desde la Cope”.

En ese punto, el periodista recuerda que era uno de los momentos más dulces de su vida, pero que resultó finalmente en amargo por culpa de este “amigo”: Años inolvidables si no hubiera sido por el sinvergüenza del administrador que me estafó aquí y que ahora acaba de morir (…). Era mucho dinero el que aquel canalla se llevó de mi cuenta y un poco se apagó la felicidad que había sido el tiempo en aquellos años de Barcelona”.