16 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Toyota CH-R y KIA Niro, señoritos de ciudad

Son dos de los modelos más deseados del momento gracias a que conjugan atributos de éxito. Son crossovers y son híbridos, y además cuentan con una estética arrolladora. Son rivales máximos.

| Motor Lobby Motor

Los clientes lo tienen claro, quieren coches con apariencia campera pero que se comporten como animales de ciudad, y los fabricantes han respondido con una pléyade de modelos que conjugan virtudes urbanas con atributos SUV por igual que ha hecho florecer el segmento B-SUV. La persecución sin cuartel contra las emisiones ha hecho además que se decanten por la tecnología híbrida como la solución más eficiente para conseguir ofrecer un producto muy versátil, y en ese campo de batalla Toyota es una marca que juega con ventaja, puesto que lleva 25 años apostando por esta tecnología y ya ha vendido más de 125.000 modelos híbridos sólo en nuestro país.

Aún así la marca nipona anda sorprendida con el éxito del nuevo CH-R, un modelo que ha traído la pasión a su “aburrido” mundo de los híbridos. Este coche deja anticuado al Prius de un plumazo y ha llegado como un soplo de aire fresco, y su atrevida estética le ha valido ya para vender más de 4.750 unidades en lo que llevamos de año. Es un coche que enamora a la vista y que además tiene un comportamiento mucho más dinámico que sus hermanos de gama, contando con un modo de conducción deportiva que hará que incluso disfrutemos de nuestra carretera favorita de curvas a pesar de su cambio CVT, que está más bien enfocado a extraer la quintaesencia de los desplazamientos urbanos. 

Rival directo de este modelo es el KIA Niro, un crossover rompedor con el que la marca coreana se ha lanzado al mundo de la hibridación y que también le está dando ya muchas alegrías batiendo las previsiones de ventas. Con más de 1.700 unidades entregadas en los 5 primeros meses del año los responsables comerciales han demostrado que fueron muy conservadores en sus predicciones, pues hablaban de vender como mucho 2.000 Niros en 2017. La acertada estética de este modelo ha sido de nuevo clave para conseguir este éxito comercial, pero no menos importante es su cambio automático de doble embrague que unido a la tecnología híbrida consigue un enorme agrado de conducción.

Analizando ambos modelos al detalle vemos que con tanto en común se convierten en rivales directos. Ambos miden 4,35m, si bien el Niro resulta más amplio, especialmente en las plazas traseras, y cuenta con 50 litros más de maletero, lo que unido a su estética más tradicional le hace un vehículo más familiar. Aunque su motor resulta algo más potente (141CV vs 122CV), los datos de emisiones nos dejan unos exiguos 88g/km y 3,8 litros a los 100. Estos son casi calcados en el CH-R, 99g/Km y 3,9 litros a los 100, ya que ambos modelos tienen un tonelaje muy parecido rondando los 1.500Kg. Estas cifras de rendimiento son la base de su genial comportamiento urbano.

Ambos modelos cuentan con la máxima calificación de seguridad y tienen 5 estrellas EuroNCAP y su gama comercial arranca en los 24.750 euros en el caso del Toyota y 25.400 para el KIA, así que a la hora de elegir será su marcado posicionamiento estético y la diferencia de comportamiento dinámico la que marque la decisión. El Niro es algo más “suave” en su idea general, y su cambio de doble embrague invita más a jugar con la mayor potencia disponible. El CH-R es un coche que sorprende por la deportividad que es capaz de transmitir y por como consigue distanciarse de su hermanos de gama híbridos. La elección es complicada, el acierto está asegurado.