| 23 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Test eléctrico con el Peugeot E-3008: de Madrid a Valencia sin recargar

Superamos el miedo a afrontar un largo “viaje eléctrico” por carretera con el Peugeot E-3008. Casi 400 kilómetros sin tocar un poste de recarga.

| Marco A. Martín Motor

El E-3008 GT equipa el pack de baterías de 73kWh y 213 CV en su versión de tracción delantera, y partimos de viaje dos personas con equipaje y la batería a tope: 525 kilómetros de autonomía, al cien por cien.

La ruta la realizamos circulando a velocidades legales; la mayor parte del viaje fue por autovía, sin exceder los 120 km/h ni por debajo del límite de los 60 km/h. Los últimos kilómetros, por La Albufera de Valencia, si fueron con tramos limitados a 60 o 40 km/h. En cuanto al uso de la climatización, dejamos la temperatura en 21 grados.

El coche ofrece tres modos de conducción:  Normal, Eco y Sport. Durante el trayecto utilizamos el modo Normal, ya que el recorrido apenas tuvo zona urbana donde activar el modo Eco.

Salimos de la zona de Aravaca, cercana al kilómetro 10 de la A-6 y entramos en la M-30 -velocidad entre70-90 km/h- para salir por la A-3; tras unos 2 minutos de retención por un leve accidente en la vía pisamos el acelerador hacia Valencia.

Tras algunos tramos de obras y poco tráfico paramos a 188 km del punto de salida para cambiar de conductor. El consumo fue de 17,6 kWh/100 Km. El ordenador señalaba una autonomía restante de 225 km, con un 55% de batería. Y nos quedaban 199 km por recorrer. Nos tiemblan las piernas. Nos sobran 26 km de autonomía para cumplir el objetivo.

Plantar ocho árboles

La respuesta llega en la meta, después de cubrir el último tramo del viaje que es en pendiente descendente, la autonomía se recupera. De hecho, superamos el reto e incluso llegamos a Valencia con 70 kilómetros de autonomía y un 22 por ciento de batería. Gracias al frenado de retención regenerativo en tres fases, permite ajustar de forma instintiva y sencilla el nivel de recuperación de energía, así como el nivel de deceleración del vehículo y se controla mediante levas al volante: la izquierda aumenta la regeneración y la derecha la disminuye.

El coste de repostar el día anterior fue de unos 33 euros por 66,89 kWh de carga, que según la aplicación de recarga evitamos 77,52 kg de CO2, el equivalente a plantar ocho árboles.

Éxito total, cubrimos los 387 kilómetros desde Madrid en menos de 4 horas y 30 minutos, ya que paramos a estirar las piernas en el cambio de conductor, sin cargar la batería. La velocidad media quedó en 90 km/h y el consumo estimado fue de 14,6 kWh/100 Km.

El coche destaca por su diseño frontal y por su parte trasera deportiva. Su firma luminosa de tres garras se mantiene, pero los faros y la parrilla son radicalmente nuevos. Mide 4,54 m y monta llantas de hasta 20 pulgadas, es un SUV de diseño agradable. La altura libre al suelo (20 cm) es un buen argumento para salir del asfalto, pero la versión 4x4 tardará unos meses

 i-cockpit  panorámico con dos pantallas

Los nuevos asientos delanteros resultan confortables. Han recibido la prestigiosa etiqueta AGR (Aktion für Gesunder Rücken), concedida por una asociación alemana de médicos y terapeutas que promueve la investigación en la prevención del dolor de espalda. En la versión GT, además, son ventilados y con función masaje, y también calefactados en la parte trasera.

El  3008 estrena el i-cockpit denominado panorámico,  el puesto de conducción que consta de dos pantallas unidas en una curvada de 21 pulgadas, que parece flotar, así el  conductor ve toda la información sin forzar la postura.

El acceso a las plazas traseras es mejorable y también el espacio para las rodillas, muy cerca de los asientos delanteros. Dos adultos pueden viajar confortablemente a lo ancho y es amplio el espacio para las cabezas. Lo mismo podemos decir del maletero, generoso en volumen (520 litros), pero tiene una boca de carga muy alta para mover grandes bultos.

En el viaje de vuelta a Madrid partimos con una batería al 90 por ciento y 496 kilómetros de autonomía. La subida a la capital fue más complicada. El consumo y la autonomía, lo notaron. Llegamos al punto intermedio (Atalaya del Cañavate) con una velocidad media de 94 km/h y un consumo de 22,5 kWh/100 Km tras recorrer 197 kilómetros; la batería al 29 por ciento. Allí recargamos 23 minutos y la batería sumó 32 kWh (15,36 euros) hasta que el coche alcanzó 304 km de autonomía.

Llegamos al destino en Madrid sin ningún problema, circulando a 120 km/h de máxima. La batería quedó al 16 por ciento y con 49 kilómetros de autonomía. A la vuelta registramos una velocidad media de 95 km/h, un consumo de 21,5 kWh/100 Km para un total de 384 kilómetros.

El total del viaje fueron 824 kilómetros, velocidad media 80 km/h y un consumo de 17,9 kWh/100 Km. El coste total no llega a 80 euros. Eso sí, el último kilómetro lo hicimos en modo Sport, pisando el acelerador para evadirnos del monótono viaje. 

Para la recarga en corriente continua, a través de supercargadores, la toma Modo 4 del nuevo E-3008 admite una potencia de hasta 160 kW, lo que permite recargar la batería de autonomía estándar del E-3008 del 20% al 80% en 30 minutos para la versión de autonomía estándar, y en menos de 30 minutos para la versión de gran autonomía.

De este modo, entre la ida y la vuelta perdimos 23 minutos de nuestro tiempo de viaje en cargar, porque en Valencia se cargó durante la noche, al igual que al partir de Madrid.

¿Se nos quitó el miedo a viajar con un eléctrico por España? Sí, pero necesitas un coche que homologue, por lo menos, 500 kilómetros de autonomía, para no tener que parar a recargar si el viaje dura más de dos horas.

Preparar el viaje con las zonas de recarga en el camino es vital y tener suerte de que no estén ocupados los cargadores, sobre todo en fechas de éxodo vacacional, es otra variable para tener muy en cuenta. El coche puede venir con un navegador que planifica las rutas teniendo en cuenta los postes de recarga que nos encontraremos en el camino.

La conducción, a la vista de las velocidades medias obtenidas, está condicionada al estricto cumplimiento de los límites de velocidad. Circular a más velocidad compromete la autonomía. Eso sí, te saldrá más barato el recorrido.

El coche, en este caso, la versión GT del 3008 eléctrico cuesta 51.500 euros sin restar posibles ayudas públicas. No es barato, pero tiene un completo equipamiento de serie. La versión Allure, más barata, parte de los 47.160 euros.