| 28 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Derribo de la cruz en Vinalesa
Derribo de la cruz en Vinalesa

Polémica por el derribo de una cruz homenaje a 8 asesinados en la guerra civil

Ha ocurrido en Vinalesa, gobernado por el PSOE. Entre ellos hay un sacerdote beatificado. El alcalde socialista se escuda en cumplir la ley de memoria democrática de la Generalitat

| E. M. Municipios

Polémica en la localidad valenciana de Vinalesa al derribar el Ayuntamiento de la localidad, gobernado por el socialista Javier Puchol, una cruz-monolito en recuerdo a ocho personas que fueran asesinadas en el municipio en agosto de 1936 durante la guerra civil. El monolito, que se encontraba en la carretera que va hacia Alfara del Patriarca, fue pasto de la excavadora levantando el revuelo entre muchos vecinos que consideran una falta de respeto este hecho a la memoria de los fallecidos.

Entre los ocho nombres que figuraba en el monolito se encontraba además el del sacerdote Aurelio de Vinalesa, asesinado por el simple hecho de ser católico y beatificado por el papa Juan Pablo II junto a 233 mártires más de la guerra civil. Las personas que figuraban en el monolito eran simples vecinos de Vinalesa, no figurando entre ellos participación directa en la guerra, y simplemente siendo asesinados por motivos de sus creencias como la religión.

El alcalde, Javier Puchol, se ha escudado ley de memoria democrática de la Comunitat Valenciana aprobada en 2017 y lo ha calificado de “vestigio franquista” para poder derribarla. La placa con los nombres de los ocho asesinados se ha guardado en un almacén municipal por si algún familiar la reclama. Una cruz de hierro que figuraba en el centro del monolito se ha guardado también para donarla a la iglesia de Vinalesa.

Pese a estos dos gestos, son muchos los vecinos que han mostrado su indignación con el derribo, pues el monolito no hacía ningún tipo de apología del franquismo o de la dictadura, y simplemente se limitaba a recordar a estas ocho personas. Lamentan que no se haya optado por otra opción como mantener y resignificar el monumento y que se levante una polémica con hechos ocurridos hace 80 años que nadie cuando nadie en el municipio se había quejado del monolito, incluso muchos ignoraban su existencia.