| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Vicente Mascarell, responsable de la Comisión de Hacienda de la Diputación de València durante la presentación de los presupuestos para 2023 - DIPUTACIÓN DE VALÈNCIA.
Vicente Mascarell, responsable de la Comisión de Hacienda de la Diputación de València durante la presentación de los presupuestos para 2023 - DIPUTACIÓN DE VALÈNCIA.

La Diputación presenta un presupuesto histórico para 2023

Las cuentas para 2023 crecen en más de 50 millones hasta alcanzar la mayor partida de los 210 años de historia de la corporación, que las someterá a votación en el pleno extraordinario.

| Sergi Tarazona Municipios

La Diputación de València, a través de la Comisión de Hacienda, ha presentado las cuentas para el próximo 2023. El presupuesto para el próximo año crece hasta 50 millones siendo la mayor partida de la historia con un total de 646.108.540 euros. Crecen casi todas las partidas, con 180 millones de ayudas directas a los consistorios, 20 millones más a través del Fondo de Cooperación, 10 más en prevención de incendios y seis más en infraestructuras. La institución someterá a votación en el pleno extraordinario del miércoles 30.

En el desglose por áreas de gestión destacan los aumentos del 33% en la aportación al Fondo de Cooperación; el 9% en la gestión forestal y prevención de incendios; el 11% en infraestructuras y carreteras; el 9,3% en bienestar social; el 15% en desarrollo rural; el 12% en turismo; y el 13,4% en patrimonio.

Estos porcentajes se traducen en 20 millones de euros adicionales para que los ayuntamientos puedan hacer frente a la inflación y las dificultades sobrevenidas a causa de la pandemia y el contexto actual de crisis económica, que se suman a los 40 millones de partida del Fondo de Cooperación; 78 millones del Plan de Inversiones bianual; 63 millones para el Consorcio de Bomberos y otros 23 para Medio Ambiente, donde se incluyen las ayudas de la estrategia Reacciona; y 51,5 millones para Infraestructuras.

Además, la apuesta de la Diputación por el municipalismo adulto, que huye del dirigismo y respeta la autonomía local, destina para el próximo ejercicio 32 millones de euros a la partida de Bienestar Social, donde se enmarca educación e inclusión; 11 millones para innovación y transformación digital, en la línea de modernización marcada por el equipo de gobierno que dirige Toni Gaspar; 6,5 millones de euros para València Turisme; 5,9 millones para Juventud y Deportes; 3,2 millones para Desarrollo Rural; 2,8 millones para Movilidad; 1,4 millones para Igualdad y 440.000 euros para Diversidad; 1,5 millones para Memoria Histórica; y 800.000 euros para las escuelas agricolas de Catarroja y Requena.

Las cuentas de la Diputación de València incrementa la transferencia directa a los ayuntamientos con una cifra histórica que roza los 200 millones de euros. Vicent Mascarell, responsable provincial de Hacienda, señala que la propuesta de presupuesto para el último ejercicio de la legislatura “culmina el cambio de paradigma en la Diputación y la modernización de la institución que se inició en 2015”, al tiempo que “da respuesta a las expectativas de inversión y crecimiento de los municipios, condicionadas por dos graves contratiempos como la pandemia y la inflación derivada de la invasión de Ucrania”.

Asimismo, Mascarell también ha querido remarcar que desde la corporación municipal tienen en cuenta la posibilidad de recurrir la provisión de fondos. “La tenemos en cuenta porque es posible disponer de ese margen de endeudamiento en una Diputación saneada; lo que no quiere decir que se vaya a hacer uso sí o sí de ese dinero, ya que dependerá de los remanentes que en los últimos ejercicios siempre se han acabado reinvirtiendo en los municipios, con aportaciones históricas al Fondo de Cooperación como los 80 millones del pasado año, que cuadruplican la asignación del Consell a la provincia y la que empezó destinando la Diputación”, ha señalador el responsable de Hacienda.

Tal y como se ha resaltado desde la corporación municipal en un comunicado, casi la mitad de presupuesto va en ayudar de forma directa a los ayuntamientos que la componen en una movilización de recursos histórica.

Personal, Patrimonio y Cultura

Entre las áreas de gestión con mayor dotación presupuestaria destacan también Personal y Patrimonio. En el primer caso, la Diputación incrementa en algo más de dos millones y medio la partida para hacer frente a las regulaciones salariales, mientras que en el negociado de Patrimonio y servicios sostenibles se produce una subida del 13,4% para cubrir los gastos de la factura eléctrica y seguridad, entre otros. Cultura sufre un incremento presupuestario del 11% significando un total de 15 millones distribuidos en: 9,2 millones para la gestión cultural de los municipios; cuatro para los teatros de la Diputación, incluidas producciones propias, el MuVIM y el premi Iturbi; dos millones para las bandas de música y 870.000 euros para la Institució Alfons el Magnànim

Modernización y menos burocracia

Las cuentas para el último ejercicio de la legislatura tienen muy presente la hoja de ruta para modernizar la institución y reducir burocracia, regulando las subvenciones para acabar con los convenios singulares y convertirlos en convocatorias públicas, planificadas y abiertas a la concurrencia de los municipios, a los que se ofrece asistencia técnica desde la propia Diputación para agilizar trámites y mejorar la eficiencia de las inversiones.

Esta asistencia se traduce en un incremento de 1,4 millones para proyectos técnicos, que se suma a los 300.000 euros adicionales para la gestión de residuos, el millón que se añade a teleasistencia y el 1.200.000 euros con el que se mejora el programa ‘Menjar a casa’.