| 12 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Fernando Grande-Marlaska
Fernando Grande-Marlaska

El fracaso de la DGT: más multas, más siniestros y cero responsabilidades

Hace dos meses, la DGT suprimió los 20 kilómetros por hora “extra” para adelantar: en julio aumentó la siniestralidad y ni Pere Navarro ni nadie de Interior ha dimitido por ello

| Mr. Meme Opinión

Cada año, la mayoría de los españoles siguen un patrón de conducta habitual: se escandalizan cuando le prohíben hacer algo, se adaptan a la medida y, después, se olvidan si esa restricción ha funcionado o no. Ocurre por ejemplo con las medidas del decretazo de ahorro energético. Hay que apagar el escaparate de tu PYME y, si no lo haces, te multarán. Luego  se descubre que no ha aportado mucha solución al problema energético, pero la imposición ya está hecha. 

Lo mismo ocurre en la Dirección General de Tráfico (DGT). El organismo dependiente del Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska ha hecho grandes campañas de visibilización y normativas efectivas que han reducido desde hace décadas los fallecidos en las carreteras. Sin embargo, desde hace años, el número de siniestros en las vías españolas no se ha reducido al ritmo esperado. 

Por ello, la DGT ha optado estos últimos meses por la vía de la penalización y de las restricciones, prohibiendo los 20 kilómetros extra que se concedían en vías como carreteras nacionales para hacer adelantamientos. Es decir, que si la vía estaba limitad a 90 kilómetros por hora, se podían alcanzar los 110 kilómetros por hora para adelantar con seguridad sin invadir mucho tiempo el carril contrario. 

Muchos expertos aseguraron que era una estupidez. Que eso solo provocaría más accidentes porque los conductores irían más pendientes de no pasar la velocidad de la vía que de realizar el adelantamiento seguro. Pues el tiempo, por desgracia, les ha dado la razón. El número de accidentes frontales, justo los que se querían reducir con esta prohibición, han aumentado en este pasado mes de julio. 

Y no solo los accidentes, desgraciadamente también ha aumentado la mortalidad un 12% este pasado mes con respecto al mismo periodo del año pasado. Es decir, que la DGT ha fracasado en su intento de reducir la siniestralidad. ¿Estamos hablando entonces de una medida que justificaría un aumento de multas? Los expertos señalan que es pronto para decir que sí, pero hay una cosa que sí está clara, y es que el hecho de que no haya habido ningún tipo de dimisión por esos malos datos de siniestralidad tanto en la DGT como en Interior es lamentable. Ni una justificación o explicación. Cero responsabilidades.