| 23 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
María y Gustavo siguen a pesar de las dificultades
María y Gustavo siguen a pesar de las dificultades

El gran y oscuro negocio de María Lapiedra salpica de barro a Gustavo González

La conocida ex actriz porno está en el ojo del huracán y en boca de todos. Y, por el camino, no deja de sembrar hostilidades y numerosos enemigos. Y queda más. Se avecina lo peor.

| Mar Yuste Opinión

Desde que la relación extra matrimonial de Gustavo González con María Lapiedra se dio a conocer, las cosas han ido yendo de mal en peor. Y es que, al final, el descubrimiento de que el compañero de Terelu y Mila Ximénez llevaba ocho años viéndose con la ex actriz porno era sólo la punta del iceberg. Detrás había más.

Ambos han llorado delante, y detrás, de las cámaras, han contado intimidades y han puesto en juego, y dinamitado, sus matrimonios. Gustavo lo dio por zanjado y pidió respeto por su ex mujer y sus hijos, y María aseguró que lo iba a intentar con su marido, Mark Hamilon.

Pero, al final, parece que no, y es que han pillado a María Pasqual (su verdadero nombre) y a Gustavo despidiéndose con un cariño beso en plena calle. ¿De romper? Nada de nada.

Lucrativo negocio

María y Gustavo parece que siguen juntos y que no han podido poner fin, a pesar de lo mucho que lo habrían intentado, a lo que les une desde hace mucho. La misma Lapiedra ha asegurado que Gustavo nunca la ha tratado como a una amante, si no como a una pareja.

Sus cercanos les han acusado de lucrarse con esta historia. Y lo cierto es que la que fuera mujer de Ramiro Lapiedra, y del que cogió el apellido, sí que está ganando mucho dinero con todo esto.

Se ha convertido en colaboradora del Sálvame de la tarde y, además, ha paseado en varios momentos por los platós de Telecinco. Y a eso suma las exclusivas que está concediendo a ciertas revistas; con reportajes sobre su casa, incluidos.

Un lucrativo negocio que ha acabado salpicando de, digamos, barro, a Gustavo. Y es que los nervios han traicionado a una María que no ha dudado en afirmar que Gustavo le contaba los trapos sucios de sus compañeros de programa y que tiene material para dejar en evidencia a todos… ¿Cómo acabará todo esto?