| 14 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

El ‘método Sánchez’: embaucar, engañar y mentir sin pudor

El líder socialista basa en estos tres pilares su política. Un manual del embaucador profesional ante unos electores que están deseando expresar en las urnas el próximo 28 de mayo.

| Fernando de Rosa Opinión

El psicólogo Axel Ortiz tiene una frase que define claramente el momento político actual de Pedro Sánchez al comienzo de la campaña electoral del 28 de mayo. La frase es: “Nadie miente si se siente fuerte, sólo miente quien se siente vulnerable, la mentira es un recurso de los temerosos”.

El presidente del Gobierno, siempre se ha sentido cómodo engañando. Así comenzó su liderazgo, haciendo trampas en el comité federal socialista donde ocultó una urna tras una cortina para dar un pucherazo tal como fue definido por los propios asistentes al cónclave. Así pues, Sánchez fue acusado de “golpe de mano" sin atender a las mínimas normas democráticas. Un personaje así es el que nos gobierna en España, por lo que no podemos olvidar estos comienzos autoritarios para comprender la deriva de su liderazgo durante estos cinco años en la Moncloa.

Con posterioridad, el engaño se transformó en mentiras como forma de mantenerse en el poder. No podemos olvidar sus famosos compromisos electorales de “con Bildu no”, “ no indultaré a los golpistas” o “con Pablo Iglesias de socio no dormiría tranquilo”. Cuando le hizo falta se abrazó a Bildu, a ERC y a Podemos, que son los que sustentan al PSOE en ayuntamientos, diputaciones, autonomías y en el gobierno central.

 

Pedro Sánchez, el embaucador

Tas engañar para acceder al liderazgo y mentir para llegar al poder, estamos entrando en la fase de embaucar a determinados colectivos para mantenerse en el mismo. En estas semanas de precampaña electoral y seguramente se extenderá a las semanas de estricta campaña hasta llegar al 28 de mayo, Pedro Sánchez está utilizando el manual del embaucador profesional, porque se siente débil y vulnerable ante unos electores que están deseando expresar en las urnas su descontento.

No obstante, Sánchez ha planificado como revulsivo para dar la vuelta a las negras encuestas una campaña de “flautista de Hamelín”, consistente en prometer, sin sentido alguno, aquello que piensa puede agradar a un sector de la población que se está decantando por la abstención o en el caso de participar en las elecciones, no cogerán las papeletas del PSOE: los jóvenes.

 

Así, cada semana tiene una oferta, como si se tratara de un supermercado o la semana de oro de los grandes almacenes. Comenzó con la vivienda, haciéndose un lío con respecto al número prometido, y al final, no sabemos cuántas viviendas se van a ofertar, dónde y en qué condiciones se encuentran, ante el desconcierto de los destinatarios de dicho anuncio electoral. Tal ha sido el fracaso que ha tenido que hacer una nueva promesa como es el aval del 20% por parte del ICO, promesa copiada deprisa y corriendo de la gestión realizada en comunidades autónomas como la madrileña.

También Sánchez ha prometido viajes gratis por Europa para los jóvenes, intentando embaucarles con juerga  y vacaciones gratis; completa la promesa Yolanda Díaz con la entrega de 20.000 € sin control alguno a los que cumplan 18 años.

Ejemplo de desesperación

Realmente, nunca la frivolidad como método de embaucar ha sido utilizada de una forma tan denigrante en una campaña electoral, lo cual evidencia una gran desesperación en el partido del gobierno, que tiene que mentir, engañar y embaucar en los mítines de fin de semana y luego alargar el tema a través de sus medios afines y rematar en la rueda de prensa de los Consejos de Ministros de los martes y así, vuelta a empezar. Por cierto, ya se ha abierto expediente a la portavoz del Gobierno por vulnerar la normativa electoral, un síntoma más de la desesperación.

 

Pero la realidad es otra, ya que cada vez más las familias están en una situación económica más complicada. Así lo acredita la caída del consumo alimentario en los hogares que se refleja en el recorte en la cesta de la compra a pesar que el Gobierno afirma que este recorte se debe a que cada vez más comemos fuera de casa y por eso se ha desplomado la compra en los supermercados. Un Gobierno que es capaz de engañar, mentir y embaucar con algo tan preocupante como es que los ciudadanos compramos menos porque no se llega a fin de mes. Sin duda merecen que se le saque tarjeta roja el 28 de mayo.