| 16 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Prensa libre

No se puede estar insultando diariamente a todos aquellos que no estamos de acuerdo con la política de este gobierno, porque esta conducta está creando una preocupante crispación.

| Fernando de Rosa Opinión

Fernando_de_Rosa_1

El premio Nobel de La Paz de 2001, y también  Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, afirmó que: “Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural", frase que es necesario recordar en estos días en los que el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, ha protagonizado en el parlamento uno de los momentos más negros de nuestra democracia.

Acusar con nombre y apellidos a algunos medios de comunicación críticos con el gobierno, como la COPE y a la “prensa madrileña” como factores de desestabilización política, pone de manifiesto el talante autoritario del inquilino de la Moncloa. Sin duda, Pedro Sánchez cada día camina de forma más acusada hacia un intento de imponer un pensamiento único que es nada tranquilizador.

España es un país plural en pensamientos e ideas, con unos medios de comunicación libres y críticos, y nunca se habían  producido ataques tan graves contra la libertad de prensa como la efectuada en un parlamento democrático por un líder político, como el ocurrido el día 13 de octubre pasado.

Es curioso que a la vez que desde el gobierno se critica a la prensa libre, el Consejo de Ministros aprobó una modificación de los estatutos de RTVE para dar un poder absoluto a la periodista Elena Sánchez, nombrada a dedo por Pedro Sánchez para lograr acallar las voces independientes en la televisión pública. Para ello tuvo que provocar la caída del presidente elegido por el Parlamento, mediante una escandalosa maniobra urdida por el nuevo “Rasputín” de la Moncloa, el ministro Bolaños.

No se puede estar insultando diariamente a todos aquellos que no estamos de acuerdo con la política de este gobierno, porque esta conducta está creando una preocupante crispación en la sociedad, lo cual es la táctica constante cuando el PSOE está en apuros.

La táctica del PSOE siempre es la misma: existe un enemigo oscuro que impide gobernar a los socialistas. Siempre se inventa a un “malvado” queriendo que los españoles olvidemos la mala gestión de la izquierda que siempre nos lleva a un colapso económico

Recordemos la utilización de la figura de un perro dóberman para definir a la derecha, en la campaña electoral de 1996, elecciones que perdió Felipe González. Ahora se están utilizando como enemigos de los españoles a los “hombres del puro”, a los empresarios, a las eléctricas, a los periodistas, a Feijóo e incluso a la Conferencia Episcopal. La táctica siempre es la misma: existe un enemigo oscuro que impide gobernar a los socialistas. Siempre se inventa a un “malvado” queriendo que los españoles olvidemos la mala gestión de la izquierda que siempre nos lleva a un colapso económico, como ocurrió en 1993, en 2008 y está ocurriendo en 2022.

El problema de Pedro Sánchez es que no puede impedir que los ciudadanos, cada vez más, puedan elegir dónde informarse libremente. Hoy en día se puede leer y escribir libremente en los medios digitales, como el presente, sin que haya que pedir permiso en la Moncloa. Libremente podemos acceder a la información por internet y los ciudadanos hemos aprendido a distinguir la información de la propaganda.

A Sánchez no le gusta que le lleven la contraria

Ya no nos tragamos ningún panfleto, porque la época del “NODO” ya ha pasado hace casi 50 años, y cualquier intento de volver al pasado nos produce risa y es objeto de burla en las redes sociales. Basta ver el poco entusiasmo que está causando el “publirreportaje” de Pedro Sánchez sobre su día en la Moncloa, ya que ninguna plataforma o cadena de televisión está mostrando interés por la serie de cuatro capítulos, que por cierto, ha costado entre 800.000 y 1.600.000 €.

A Sánchez no le gusta que le lleven la contraria, algo que de por sí no es algo malo salvo para él mismo, pero que amenace públicamente desde la casa de la democracia al que le critica sí que es peligroso para la calidad democrática de España. Por eso es necesario que le recordemos al presidente del gobierno que cada 3 de mayo las sociedades democráticas defienden la libertad de prensa, y que en 2022 ya han sido asesinados 14 periodistas por defender este derecho.