| 23 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Sánchez saca ya el 'comodín de Franco'

Hace 16 años el Congreso condenó por unanimidad el Alzamiento del 36. Y consensuó el traslado de los restos del Dictador. Pese a eso, el nuevo presidente quiere liderarlo en personal.

| Marco Ballesteros Opinión

A Pedro Sánchez le urge sacar los restos mortales de Franco del Valle de los Caídos y este mismo lunes activará al PSOE para marcarle esa prioridad: se trata, en realidad, de una medida aprobada ya hace más de un año sin la oposición de nadie, pues hasta el PP se abstuvo en una moción respaldada por los socialistas, Podemos y Ciudadanos.

Hace exactamente 16 años que el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad de todos los grupos incluyendo al popular, condenar el Alzamiento de Franco y honrar a las víctimas: la propuesta se debatió y suscribió un simbólico 20N de 2002, y su objetivo era enterrar para siempre la idea de las dos Españas  y dejarse de echarse en cara unos a otros aquel drama que extendió el dolor por todo el país.

El traslado ya tenía consenso, el mismo que la condena de la Dictadura. Ahora Sánchez quiere hacerlo solo

Después vino Zapatero y la ruptura del consenso con una Ley de Memoria Histórica que, más allá del imprescindible reconocimiento a las víctimas, dividió de nuevo a la sociedad y recuperó una cierta dialéctica guerracivilista como herramienta de discusión política entre la izquierda y la derecha.

Y ahora es Sánchez, atrapado en un corsé económico y en las necesidades de sus socios, quien tira de nuevo de Franco para perfilar su puesta en escena política. Se trata de trasladar los restos del Dictador y de transformar el Valle de los Caídos en un espacio sin tintes políticos, algo en lo que todo el mundo está de acuerdo a juzgar por las resoluciones parlamentarias.

 

 

El problema es, precisamente, que pese a ese consenso el PSOE quiere patrimonializarlo y, según cuenta El País, pretende impulsar algo ya a probado desde su propia Ejecutiva, instando este lunes a que se promueva un proyecto de ley o incluso un real decreto para darle urgencia.

Zapatero lo retrasó

Se da además la circunstancia de que un Comité de Expertos designado en la época de Zapatero para tramitar ese asunto aconsejó trasladar los restos del autodenominado Caudillo y dejar allí los de Primo de Rivera, al considerarlo víctima de la Guerra Civil también, pero con varias advertencias que le llevaron al entonces presidente a demorar la decisión.

 

Entre ellas, el comité presidido por el socialista Virgilio Zapatero -curiosamente expulsado del PSOE por Sánchez tras ser imputado por las black card que utilizó cuando alcanzó la vicepresidencia de Caja Madrid- recomendaba que el traslado sólo se hiciera "con gran consenso social y parlamentario" y pactándolo con la Iglesia, titular de la basílica donde reposan los restos. 

Todas las aprobaciones previas, con consenso, y todas las indicaciones de los propios expertos no parecen valer de nada ahora. Sánchez quiere hacer ese gesto y anotárselo personalmente, y cuanto más rápido mejor.