| 14 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Al fondo de la imagen se ve a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno
Al fondo de la imagen se ve a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

ESpolítica / Sánchez se quita la careta: la amnistía es el precio del poder

Nueva entrega de ESpolítica, el programa de análisis de ESdiario. Pedro Sánchez confirma indirectamente en TVE que la amnistía es el pago a Puigdemont para poder alcanzar La Moncloa.

| ESpolítica Opinión

Como cada semana, analizamos en ESpolítica, el programa de debate y entrevistas de ESdiario, las noticias más destacadas del panorama político y económico nacional. 

En esta entrega de ESpolítica, moderado por el periodista de ESdiario Hugo Pereira, contamos con el análisis del subdirector del periódico, Benjamín López, y del sociólogo Alberto SotillosAdemás, entrevistamos a Pedro Muñoz Abrines, diputado en el Congreso por el PP.

Sobre la Ley de Amnistía, el presidente del Gobierno no se ha cortado y ha admitido que no estaba en sus planes inmediatos, pero cambió de opinión por una razón: el resultado del 23J. Por su parte,  la socialista Francina Armengol, vuelve a generar asperezas por un discurso con altas dosis de mitin del PSOE en un acto institucional. Así, en la apertura de la XV Legislatura, en un acto conjunto entre el Congreso y el Senado y presidido por el Rey Felipe VI, ha defendido la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez en todas las materias: a nivel económico, a nivel político y hasta en política exterior, a pesar del conflicto diplomático existente con Israel por las palabras del presidente del Gobierno en su último viaje oficial. Estos dos asuntos, y más, forman parte de la tertulia de esta semana en ESpolítica.

Sánchez reconoce en TVE que la amnistía no estaba en sus planes

En cuanto a la primera entrevista que Pedro Sánchez concedió tras ser revalidado como presidente del Gobierno, en el programa La Hora de La 1 en TVE, si algo se saca en claro es que la amnistía no estaba, en absoluto, en la hoja de ruta del líder del PSOE. 

"Probablemente, este no era el paso siguiente que quería dar, pero es un paso coherente y consecuente con la política de normalización y estabilización en Cataluña que hemos afrontado durante estos 4 años", ha señalado Pedro Sánchez.

Además, el presidente, ante las críticas que está recibiendo la Ley de Amnistía, ha comparado esta norma con la ley del divorcio o la ley de matrimonio homosexual, señalando que los que se manifiestan en las calles o los partidos que se oponen, como PP y Vox, “terminarán asumiéndola porque va a ser bueno para el país”.

Sobre el polémico lawfare o instrumentalización de la justicia para perseguir a los independentistas, Sánchez ha afirmado que "definitivamente se han instrumentalizado instituciones públicas para perseguir a adversarios políticos y ocultar pruebas en causas judiciales que afectaban al Partido Popular, eso es la Operación Kitchen", echando, por tanto, la culpa al PP.

Armengol desate la polémica en el Congreso con su discurso

La presidenta del Congreso, Francina Armengol, por su parte, reflejó desde un primer momento que sus palabras en la Apertura de la nueva legislatura, presidida por el Rey Felipe VI, iban a ser muy políticas. "Vemos tantas democracias erosionadas por el empeño de algunos, tenemos que esforzarnos por conservar la nuestra intacta", fue de lo primero que dijo desde la tribuna del Congreso. "La formación del nuevo Gobierno ha necesitado de tiempo, diálogo, negociación y toma de decisiones", así justifica a Pedro Sánchez la presidenta del Congreso.

Y en línea al discurso del PSOE, Armengol incluso tuvo palabras para Israel: "No podemos obviar la durísima tragedia que es el conflicto entre Israel y Palestina y la compleja situación que se dibuja en Oriente Medio. Como dijo el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, 'la pesadilla de Gaza es más que una crisis humanitaria, es una crisis de la humanidad'", aseveró en el Congreso aun estando el Gobierno de España en pleno conflicto diplomático con Israel.

Tan bochornosas fueron sus palabras para una presidenta del Congreso que incluso durante el discurso se comenzaron a escuchar rumores de desaprobación en las bancadas del PP y Vox, algo inédito en estas sesiones donde la solemnidad y el sentido del decoro institucional obligan a asumir una neutralidad exquisita.