| 15 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Aragorn, de la Corona catalanoaragornesa
Aragorn, de la Corona catalanoaragornesa

Abanderado ficha a Viggo Mortensen para resucitar la marca de calzones

"Nadie mejor que él para poner de moda nuestros calzonazos", asegura la célebre marca de ropa interior sobre el actor tras afiliarse a Ómium animado por Ariadna Gil.

| EPC Opinión

 

 

Viggo Mortensen no para. Tras conocerse su afiliación a Óminum Cultural, uno de los puntales del independentismo en Cataluña, el actor acaba de fichar también por la mítica marca Abanderado para lanzar una nueva línea de calzones impulsada por el artista.

El célebre Aragorn será la imagen corporativa de los míticos calzones, que esperan liderar en breve el mercado gracias a su presencia, con una campaña que ya tiene lema provisional: "Los calzones de los calzones".

El mensaje subliminal hace referencia a la pareja de Viggo, la actriz Ariadna Gil, a quien se adjudica la pasión nacionalista de su marido, un argentino de origen danés que vive en Madrid y sabe tanto de Cataluña como Belén Esteban de fonética.

Aragorn Mortensen ya tiene caganer y todo

 

"Aunque lo de Òmnium pueda molestar, estamos seguros de que todos los hombres de España se sentirán reconocidos en nuestra estrella y su disciplina marital", asegura una fuente de la compañía.

Mortenseig el catalanoaragornés

Mientras, Mortensen ha empezado a autodenominarse Mortenseig y a explicar que su nombre en la célebre saga 'El Señor de los Anillos' ya hacía referencia al conflicto catalán y a la historia de su tierra de adopción: "Yo era Aragorn, de la Corona Catalano-Aragornesa, y Mordor significa Cristóbal Mordoro en élfico. El que no lo quiera ver es un orco", asegura.

Por su parte, Ariadna Gil ha reclamado respeto para la decisión de su marido, de quien asegura que ha adoptado esa decisión libremente y sin presión alguna. "Yo me limité a decirle que me gustaría que fuera independentista, pero que si no quería, él tenía todo el derecho a negarse y yo a mandarle a dormir a la casa de Frodo, que es muy cuqui pero no cabes de pie y te acaba doliendo la chepa".