| 18 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Meme de Pedro Sánchez con la playa metida en el depacho
Meme de Pedro Sánchez con la playa metida en el depacho

Los memes más crueles con Sánchez por posar en alpargatas desde Lanzarote

Almeida, Rosa Díez, Alfonso Reyes o Daniel Lacalle se suman a la "pandemia de memes" provocado por la foto oficial de Sánchez posando con alpargatas desde la playa.

| Mr. Meme Opinión

Que a Pedro Sánchez le gustan los palacios, la playa, el Falcon y la comitiva de coches es tan cierto como que ese fantasma le persigue desde que, en 2018, no tuvo reparos en fletar el avión presidencial para irse con su esposa Begoña Gómez, a un concierto en la playa de Castellón con los famosos The Killers.

Y que le gusta comparecer, con todo boato, para dar buenas noticias, es tan evidente como que tiende a esconderse cuando las nuevas no son tan buenas: ahí le tienen no hace nada dedicando una mañana a promocionar su visión de la España de 2050.... y ahí le tienen casi de incógnito y más callado que una puerta con problemas del día a día.

 

 

Puede hablar tres horas del futuro, que sale gratis y queda chulo; pero no le pidan que dé explicaciones sobre el precio de la luz, la ola de incendios, las devoluciones a Ceuta o el conflicto en Afganistán: ni que fuera responsabilidad suya gestionar la realidad cuando se puede ganar el jornal fabulando con una España chachi, sostenible, ecofeminista e inclusiva para dentro de tres décadas.

 

No extraña, pues, que le haya costado salir de su refugio canario para simular que le preocupa mucho lo de Kabul, con sus cuatrocientos y pico "españoles" atrapados en el infierno. Y que, cuando lo ha hecho presionado por la indignada opinión pública, no haya sido capaz ni de quitarse las alpargatas.

Que menudo es don Pedro con lo suyo cuando se trata de descansar por todo lo alto... y con lo nuestro cuando se trata de subir impuestos y sufragar ese Estado de Bienestar que se transforma en Bienestar del Estado en el que él y los suyos no se privan de nada: tendremos el mayor paro juvenil de Europa, pero nadie nos gana a Gobierno con más ministros del continente.

Almeida no le perdona a Sánchez

Claro que en el pecado está la penitencia, y a ese Sánchez que fustigaba a Rajoy por no estar en Galicia a los cinco minutos de que en 2017 se declarara una ola de incendios, ahora no le pasan una en las redes, crueles y divertidas en ocasiones como ésta. Y no solo personajes anónimos, pues el mismísimo alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez Almeida, se suma a la fiesta:

 

 

Con menos humor y ese tono solemne que le pone a todo, como si estuviera a punto de invadir Polonia cada cinco minutos, Rosa Díez tampoco se privó de ajustar cuentas con el "Pocholo de Lanzarote", el apodo puesto por Carlos Herrera al presidente que ha hecho fortuna.

 

 

Y el vacile también le ha motivado a otro habitual de las redes, el expívot del Real Madrid y de España de baloncesto, Alfonso Reyes, firme defensor de la alpargata como calzado pero, también, promotor de las más odiosas comparaciones para el bueno de Sánchez:

 

 

Y una más, del economista Daniel Lacalle, que no se resiste a narrar la lista de desperfectos de la famosa imagen y fabula con lo que el propio Sánchez y su equipo habrán pensado tras darse cuenta de que, con esa estampa, se han convertido en el hazmerreír nacional:

 

 

Por tanto abusar de la alpargata, en fin, le han sacudido de lo lindo... con la zapatilla.