| 27 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Feijóo y Sánchez, este martes.
Feijóo y Sánchez, este martes.

Pedro Sánchez quema sus cartuchos ante la cúpula del PSOE: "Os pido confianza"

El rechazo a un borrón y cuenta nueva penal para los golpistas está sobre la mesa de los estrategas. Sin espacio para dar marcha atrás, Sánchez pasará por encima del andamiaje del Estado.

| Antonio Martín Beaumont Opinión

 

"No hay escenario fácil, todo tiene sus pros y sus contras". "Pedro está en su derecho de intentarlo". "Lo vemos muy convencido de lo que hace". Así echan balones fuera dirigentes socialistas ante una reelección en la que está embarcado su líder cuyo precio es la supervivencia misma del sistema de libertades de 1978. Durante la última reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, este lunes, Pedro Sánchez se mostró muy seguro: "Confiad. La investidura saldrá adelante".

 

La masiva respuesta social en las calles de Barcelona a sus planes había pesado mucho en el ánimo de altos cargos. Y Sánchez no tuvo reparos en exigirle a Alberto Núñez Feijóo horas más tarde en su encuentro protocolario en el Congreso de los Diputados la renuncia a hacer oposición, singularmente manifestándose contra la futura amnistía. "¡¡No me lo estarás diciendo en serio!!", contestó asombrado líder del PP cuando además el presidente del Gobierno en funciones le acusó de alentar los abucheos en su contra este próximo 12 de octubre.

Sin espacio para dar marcha atrás, Sánchez pasará por encima del andamiaje del Estado y mantiene el silencio sobre las condiciones o el alcance de su amnistía, aunque haya dado vía libre a Yolanda Díaz para promocionar su propuesta

Feijóo hubo de recordar a Sánchez que ya le pitaban en el desfile de la Fiesta Nacional cuando él era presidente de la Xunta de Galicia. La experiencia de Sánchez en el contacto con la ciudadanía le hace ver el Día de la Hispanidad como territorio hostil. Frente a la imagen de seguridad que el actual inquilino de La Moncloa intenta mostrar, emerge un Sánchez que ordena a los suyos "machacar" sin descanso a los populares.

La agresiva línea de discurso lleva incluso a asemejar a la principal fuerza política de España con los antisistemas y presentarla como una amenaza para la propia democracia.

 

Sánchez, este martes, en su reunión con el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

 

Ruido mientras encuestas como la de 40db publicada por El País sitúa al 48% de los españoles inclinados por repetir elecciones. Análisis demoscópicos en manos de Ferraz disparan esa cifra a más del 60% de la población.

La experiencia de Sánchez en el contacto con la ciudadanía le hace ver el Día de la Hispanidad como territorio hostil. Frente a la imagen de seguridad que el actual inquilino de La Moncloa intenta mostrar, emerge un Sánchez que ordena a los suyos "machacar" sin descanso a los populares.

El rechazo a un borrón y cuenta nueva penal para encausados del procés está sobre la mesa de los estrategas. Sin espacio para dar marcha atrás, Sánchez pasará por encima del andamiaje del Estado y mantiene el silencio sobre las condiciones o el alcance de su amnistía, aunque haya dado vía libre a Yolanda Díaz para promocionar su propuesta cuyo planteamiento pasa por exonerar todas las acciones para alcanzar la independencia desde 2013.

 

El círculo del presidente entiende que alfombrar la receta de la vicepresidenta ayuda a desviar el foco público sobre Sumar, mientras ellos prosiguen sus contactos, particularmente con Junts. El campo está abonado para el acuerdo. Eso mantienen desde la sala de máquinas del PSOE que ya va a saltar a la fase de convencer a la opinión pública de la bondad de su entrega al separatismo.

Lo hará con un despliegue de medias verdades, cuando no mentiras y repitiendo que es la vía del diálogo y el acuerdo. Enfrente, por fortuna, tendrá al Partido Popular y toda su potencia de fuego para oponerse a tan inmoral medida de amnistíar a políticos a cambio de votos para seguir en La Moncloa.