15 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Roma Gallardo

El vídeo viral de Roma Gallardo que humilla a Irene Montero en el 8M

La imagen del célebre youtuber no tiene desperdicio: no necesita pronunciar ni una sola palabra para burlarse de forma cruel del Ministerio de Igualdad en sus "días grandes".

| Mr. Meme Opinión

 

Roma Gallardo es uno de los youtubers de moda, en la estela de los Ibai Llanos o El Rubius: todos ellos no tienen pelos en la lengua, y lo mismo arrasan con la narración de un partida en un videojuego que con sus opiniones políticas, como demuestra el impacto que han tenido sus distintas posturas al respecto de mudarse a Andorra para no dejarse "confiscar" por Hacienda.

Gallardo se hizo célebre para el gran público, aunque ya era muy célebre en el mundillo influencer, hace apenas un mes, con una sonada intervención en La Sexta Noche en la que defendió a El Rubius con argumentos sin ninguna sombra de prejuicio: 

 

"Tenemos una oligarquía y no tenemos ningún derecho, ni voz, ni voto sobre las decisiones que se toman en el Congreso. Ahí están los listillos, gastándose ciento y pico millones de euros en propaganda institucional y 52 millones de euros en subvenciones", dijo ante un atónito Iñaki López.

Pero lo que le ha hecho viral, en vísperas del 8M, es un vídeo en el que curiosamente no pronuncia ninguna palabra y, sin embargo, lo dice todo solo con sus gestos y sonrisas. Las imágenes no tienen desperdicio y muestran su cara al escuchar cómo una mujer se dirige a Irene Montero en una conferencia organizada el año pasado en el Ministerio de Igualdad que prolongará, según él mismo ha anunciado, este domingo:

 

 

Gallardo, un asturiano de 32 años que ha logrado abonar a 1.3 millones de seguidores en su canal en Youtube, anuncia grandes emociones el próximo 8M, en la estela del comunicador pionero en esa delicada línea de buscarle los colores al feminismo más contundente, el no menos célebre "Un hombre blanco hetero".