| 21 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez, hoy en Mérida
Pedro Sánchez, hoy en Mérida

El Día de la Marmota

El verdadero problema de Pedro Sánchez es que su posición voluntariamente agónica está condenando a los españoles, como les ocurría a los protagonistas de la película estrenada en 1993

| Fernando de Rosa Opinión

La película norteamericana magníficamente interpretada por el actor Bill Murray Atrapado en el tiempo refleja de forma cómica la situación de la política española. En dicha cinta cinematográfica se representa a unos personajes atrapados de forma constante en el día de la marmota sin que pudieran salir del círculo agónico en que se encontraban.

Sánchez ha creado 'el día de la marmota' y se ha dejado atrapar, a cambio de siete votos, por Puigdemont y el procés de independencia catalán, pero el verdadero problema es que su posición voluntariamente agónica está condenando a los españoles, como les ocurría a los protagonistas de la referida película estrenada en 1993, a no poder salir del círculo vicioso de las exigencias independentistas con que han rodeado nuestra democracia unos políticos delincuentes que tienen como finalidad la humillación de España y nuestro Estado de Derecho.

La sociedad española y los constitucionalistas catalanes han podido comprobar, tras la reclamación de Pere Aragonés de quedarse con los impuestos recaudados en Cataluña y el mitin de Puigdemont el pasado jueves en una localidad del sur de Francia, que volvemos, como en el día de la marmota, al año 2012 donde el planteamiento era el mismo: "queremos el dinero como paso previo a la independencia", así lo afirmaban hace más de diez años Artur Más y Junqueras, ahora reconvertidos en Aragonés y Puigdemont.

Desde esa fecha ha habido dos referéndum ilegales, una declaración de independencia, actos que han sido investigados como terrorismo, saqueo de dinero público y la suspensión de la autonomía de Cataluña. Todo esta deriva antidemocrática fue rota por la decidida acción de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad, por una Justicia valiente y decidida a defender la legalidad y un discurso moralizador de Su Majestad Felipe VI.

Esta reacción de nuestra democracia consiguió que saliéramos, en ese momento, del círculo en que unos delincuentes nos habían atrapado, pero Sánchez ha vuelto a ponernos en la casilla de salida como ese despertador que hacía que los protagonistas de la película se levantaran cada día sabiendo lo que iba a pasar e intentaran de forma constante romper el círculo.

Los indultos y la amnistía han sido la puerta para volver a encerrar a la democracia española en el 'día de la marmota', aunque ahora los constitucionalistas tenemos una ventaja: sabemos cuál es la fórmula para dejar de estar atrapados en el tiempo, conocemos que la sociedad civil aliada con la Justicia es el antídoto. Así tenemos una importante lista de informes jurídicos contra la amnistía que son la llave para nuestra libertad, porque está claro que "si no hay amnistía no hay legislatura" como han afirmado a coro todo el independentismo y si no hay legislatura Sánchez dejará la Moncloa, como afirman todas las encuestas incluido el gubernamental CIS.

 

Tenemos que agradecer al CGPJ que, pese a los enfurecidos ataques recibidos, resiste en su defensa del Estado de Derecho, a los letrados del Senado y de la comisión de Justicia del congreso que han puesto negro sobre blanco la inconstitucionalidad de esta norma, dejando en evidencia al sectario letrado mayor del Congreso a las órdenes de la no menos sectaria Armengol, a las asociaciones de jueces y fiscales, a los catedráticos de derecho constitucional, a la Comisión de Venecia que ha denunciado la tramitación de la ley y que ha sugerido la necesidad de reformar la Constitución para la legalidad de la amnistía, así como a múltiples colectivos que han hecho frente al poder de este gobierno sectario.

Zaragoza y Cadena

Ahora sabemos como salir de este día de la marmota sanchista pero sobre todo sabemos que al independentismo se le puede ganar con la legalidad. Por eso es necesario que se lea de forma constante y pública la sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo del llamado juicio del procés y sobre todo el informe de los valientes fiscales Javier Zaragoza y Fidel Cadena que afirman de forma rotunda que "el derecho a decidir corresponde al pueblo español y no solo a los españoles que viven en Cataluña, porque unos pocos no pueden decidir sobre lo que es de todos", también que "no hay legalidad democrática fuera de la legalidad constitucional", que "la actividad política no es una patente de corso que justifique la comisión de delitos", que "nadie es perseguido por sus ideas sino por sus acciones",  que "el diálogo desde la imposición no es democráticamente aceptable", que "cualquier persona es libre de discrepar de la ley pero no puede desobedecerla", y como broche final, que "éste es el juicio del triunfo de la democracia".

 

Todas estas frases son rompedoras de las cadenas con que Sánchez nos ha atado al día de la marmota, son revolucionarias de la legalidad y verdadero manifiesto de libertad y repitiéndolas cada día lograremos dejar de estar atrapados en el tiempo. La marmota no es inexorablem y menos la Sanchosfera.