| 18 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Nacho Cano
Nacho Cano

El linchamiento viral a Nacho Cano... por querer abrir un teatro

La "progresía" desata una campaña demagógica contra el fundador de Mecano y otra contra Carlos Herrera mientras se calla ante bochornos de enjundia.

| Mr. Meme Opinión

 

La autodenominada "progresía" le tiene cogida la matrícula al artista Nacho Cano, a quien no le perdonas su apoyo y amistad con Isabel Díaz Ayuso, plasmada en un reciente encuentro vacacional en las Baleares que, pese a pertenecer a su ámbito privado y no comportar el más mínimo gasto público, fue objeto de controversia... por los mismos que no dicen ni mú del dispendio estival de Pedro Sánchez en el suntuoso palacio canario de La Mareta.

 

Así que, en cuando surge alguna novedad del mítico componente de Mecano, la polémica viral está garantizada: sea recibir una distinción de la Comunidad de Madrid, tocar gratis en Nochevieja en recuerdo de las víctimas del coronavirus o ahora, el acabose, ¡intentar abrir un teatro en la capital de España! Éste es el nivel crítico de la campaña, que ya es Trending Topic:

 

 

Que en tiempos de crisis económica, con una de cada cuatro empresas con insolvencia declarada; se cargue contra cualquier emprendedor, es de nota. Que se haga además en un sector como el cultural, de los que más ha sufrido en esta pandemia, supera el esperpento. Y que lo hagan los mismos que luego piden subvenciones para los creadores, ya es de frenopático.

También contra Herrera y el Rey Juan Carlos

Claro que nada extraña viendo la segunda gran campaña demagógica y sectaria del día, la que los mismos "anticanistas" han querido emprender contra Carlos Herrera al conocerse, por él mismo, que ha pasado unos días en Abu Dabi con el Rey Juan Carlos, algo que todo periodista digno de tal nombre querría hacer con los ojos cerrados.

A este respecto, ni siquiera merece la pena ayudar a difundir los cientos de mensajes que han querido presentar como un escándalo algo tan normal como ese encuentro, que seguramente servirá para tener buenas pistas del futuro del Rey Emérito cuando el locutor de la Cope se reincorpore a los micrófonos. Mientras, mejor dar cabida a la concluyente respuesta de un tuitero a ese derroche de demagogia barata:

 

 

No hay más preguntas, señoría.