| 23 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso durante uno de los actos del PP.
Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso durante uno de los actos del PP.

Feijóo premia a Ayuso en plena ofensiva de Sánchez contra los madrileños

El PP madrileño gana peso: Feijóo aúpa a la "Ayuso de Fuenla" y a Paloma Martín a la cúpula popular, mientras Sánchez convierte a los ciudadanos de Madrid en su enemigo número uno.

| Marta Gómez Montero Opinión

 


Los tiempos políticos han hecho que coincida la guerra sin precedentes abierta por el presidente del Gobierno contra Madrid, con el nombramiento de dos madrileñas: Noelia Núñez y Paloma Martín como vicesecretarias del nuevo organigrama de Feijóo, que será ratificado este jueves por el Comité Ejecutivo del PP.

De esta forma, las dos políticas madrileñas-de la más estricta confianza de Ayuso- tendrán acceso a la zona noble de Génova 13, su planta séptima, donde se toman las decisiones que marcan la agenda política del PP, en un año clave, el 2024, con cuatro citas electores decisivas en el horizonte.

 

De manera premonitoria, la propia presidenta madrileña se había deshecho en elogios con ellas cada vez que tenía ocasión. De Noelia Núñez -apodada la Ayuso de Fuenla y que duplicó el número de concejales (de 3 a 7) en un bastión tradicional del PSOE- elogió su labor: "Ojalá que los ciudadanos sepan valorar todo lo que vales". Y sobre Paloma Martín, llegó a afirmar: "tendrá un brillante futuro; será alguien grande, en la política nacional". Vaticinios que hoy se ven confirmados.

Los tiempos políticos han hecho que coincida la guerra sin precedentes abierta por el presidente  contra Madrid, con el nombramiento de dos madrileñas como vicesecretarias del nuevo organigrama de Feijóo, que será ratificado este jueves por el Comité Ejecutivo del PP.

De esta forma la sintonía entre Ayuso y Feijóo, va a continuar no solo perfectamente engrasada, sino que se va a ver reforzada, mal que les pese a los maledicentes que desde fuera del partido - y unos pocos desde dentro- a quienes les gustaría que esta relación de respeto y lealtad mutua no fuera tan sólida como es.

 

En la foto se ven a Paloma Martín, Ana Alós, Noelia Núñez y Ester Muñoz junto a Feijóo

La casualidad ha querido además qué estos nombramientos lleguen cuando Pedro Sánchez ha rubricado toda una declaración de guerra contra Isabel Díaz Ayuso, quién no está dispuesta a dejar pasar ni uno de los desprecios y perjuicios que Sánchez pretende infringir a los ciudadanos de Madrid. Y a la vista de los acontecimientos parece que los madrileños, tampoco

 

 

De hecho, el agravio de Sánchez a los madrileños al no invitar a Ayuso a la inauguración del AVE Madrid-Asturias, ya tiene una primera consecuencia. La Comunidad sólo va a invitar a los actos conmemorativos de la Constitución que tendrán lugar el lunes 4 al delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Martín y a ningún otro miembro del ejecutivo, según señalan a día de hoy desde la Puerta del Sol.

Además Moncloa se ha visto obligada a blindar la estación de Chamartín para evitar que Sánchez fuera abucheado tras su boicot a la presencia de la presidenta madrileña en la inauguración del AVE Madrid-Asturias. Un blindaje mayor incluso al suele acompañar a Felipe VI que con su presencia este miércoles ha dotado a este acto de la institucionalidad que Pedro Sánchez desprecia.

 

Nuevo organigrama de Génova 13

 

Es un hecho que cada vez que Sánchez pone un pie en la calle, y singularmente en las calles madrileñas, es abucheado, a menos que, como este miércoles, se blinde Chamartín para tratar de evitar las protestas ciudadanas. Le ocurrió este lunes en el Colegio Mayor Pio XII, donde fue abucheado por los alumnos, a pesar de las amenazas llegadas desde Moncloa o el pasado mes de septiembre en la semana de la Moda de Madrid.

 

La "guerra del agua" que Sánchez va a utilizar como arma política controlando mensualmente y a su capricho el abastecimiento de siete millones de madrileños o la ocurrencia de "trocear" el Museo del Prado, llevando obras de la pinacoteca madrileña a distintos puntos de España demuestran hasta qué punto Sánchez quiere asfixiar a la Comunidad más pujante de España, que se ha convertido en un referente internacional y que más aporta a través del PIB al bienestar nacional.

Y ahí está el otro frente que Sánchez planea abrir de manera inminente: la cesión a Cataluña del 100% de los impuestos recaudados en esa comunidad - en cumplimiento de otro plazo del chantaje de Junts - y que dinamitar el sistema de financiación obligando a sostener al resto de las CCAA. Desde la Puerta del Sol lo describen muy gráficamente: "Quitar el dinero del bolsillo de los madrileños para que vaya a los de Puigdemont".

Pero Ayuso como ha proclamado responderá a esta ofensiva 'golpe por golpe' desde la certeza de que este acoso de Sánchez a los madrileños sólo se traduce en más votos para la presidenta autonómica que se ha erigido en el gran 'muro' de protección de los madrileños contra los desmanes del Gobierno.