| 23 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Irene Montero y sus colaboradoras, el 8M de 2020
Irene Montero y sus colaboradoras, el 8M de 2020

Esa izquierda que lincha a Plácido Domingo y se calla con Afganistán

El ejercicio de hipocresía del Gobierno es atroz: el seudofeminismo hace una caricatura machista de España mientras guarda silencio ante el horror de las mujeres en Kabul.

| Fernando de Rosa Opinión

 

Nunca ha sido más vergonzoso el silencio de un Gobierno acostumbrado a hablar aunque solo sea para decir tonterías. La propaganda es el santo y seña de la Moncloa, aunque este verano parece que se ha quedado muda. 

En otros momentos agradeceríamos los ciudadanos que nos hubieran dado una tregua con el martilleo propagandístico gubernamental, pero hay momentos en que un Gobierno debe explicar a los ciudadanos qué está ocurriendo y cuáles van a ser las medidas que va a adoptar. 

Toda esta reflexión viene a cuento de dos cuestiones que en pleno verano han explotado, como la bomba meteorológica de calor que ha barrido España estos días. Estas preocupaciones de los ciudadanos han sido la subida de la luz y la caída de Kabul en manos de los terroristas talibanes.

 

Sobre la primera cuestión, tiempo habrá para comentarla y sobe todo, exigir soluciones a este gobierno ineficaz, pero lo que más está retumbando, es el silencio hipócrita del autodenominado gobierno más feminista de la historia. 

Somos millones los que estamos escandalizados con la hipocresía de una izquierda que es capaz de boicotear en España a artistas como Plácido Domingo, pero en cambio, no han hecho pronunciamiento alguno para defender los derechos humanos en Afganistán, limitándose a recoger firmas para que el gobierno talibán no se ensañe con las mujeres y sus derechos.

Una izquierda capaz de boicotear en España a Plácido Domingo pero no se pronuncia para defender los derechos humanos en Afganistán

¿Dónde está Pedro Sánchez?, ¿dónde están las seudofeministas de Podemos, Compromís etc? Nunca más van a poder seguir apropiándose, con esa falsa supremacía moral que caracteriza a esta izquierda hipócrita, de la defensa de los derechos humanos,  porque ha quedado demostrado que solo les gusta la pancarta y el eslogan en sus cómodas  manifestaciones, expulsando o  abucheando a los que han considerado que no estaban a su nivel, poniendo de manifiesto que su feminismo y defensa de los derechos humanos son solo una pose, y en muchas ocasiones, un modo de vida, carente de toda autenticidad. 

¿Dónde están las mareas moradas amenizadas por las batucadas alternativas?, ¿ dónde están los movimientos politizados de defensa LGTBI?, ¿a qué hora han convocado las manifestaciones?: el silencio hipócrita. 

La represión talibán

En estos momentos, son miles de de mujeres y hombres, niños y ancianos que están siendo encarcelados o asesinados en Afganistán por el mero hecho de no comulgar con la radicalidad asesina de los talibanes.

Todos debemos recordar las escenas del pasado cuando pegaban un tiro en la nuca a las mujeres por llevar sandalias o por no llevar oculta totalmente su cara. Hemos visto desde la comodidad de nuestros sillones, cómo colgaban en grúas a homosexuales.

Estamos leyendo en las redes sociales que lo primero que han hecho los talibanes al entrar en las ciudades es expulsar a las mujeres de sus puestos de trabajo y de las escuelas y universidades, obligándolas a casarse por la fuerza con los milicianos.

Estamos enterándonos que están citando a las mujeres que viven solas o están divorciadas para encarcelarlas hasta que expliquen su situación. Todo ello tras 20 años de libertad asegurada por los soldados occidentales, entre ellos, cientos de soldados españoles, que en muchas ocasiones han dado su vida para garantizar la de los civiles afganos, recibiendo insultos de esta izquierda hipócrita que los acusaba de imperialistas y exigían su salida inmediata Afganistán y ahora son incapaces de  tomar alguna iniciativa para defender los derechos humanos que sí garantizaban nuestros militares. 

 

Todas estas salvajadas no han sido dignas para  que el presidente Sánchez haya suspendido sus vacaciones y comparezca para hacer un compromiso público de ayudar a los miles de refugiados, y  explicarnos qué medidas de seguridad nacional se van a tomar en España ante la salida masiva de los miles de terroristas de  Al Qaeda que han quedado en libertad tras abrir las cárceles el nuevo gobierno talibán , porque realmente el peligro en Occidente va a aumentar. 

En definitiva, esta izquierda ha vuelto a acreditar su cara más hipócrita:  la  represión  de miles de mujeres en Kabul por el mero hecho de querer ser libres no puede estropear un veraneo placentero.