| 14 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Feijóo e Iturgáiz, presidente del PP en el País Vasco, en un mitin para las generales
Feijóo e Iturgáiz, presidente del PP en el País Vasco, en un mitin para las generales

El hombre fuerte de Feijóo en el País Vasco: Javier de Andrés

El objetivo de su designación es captar el voto moderado de sectores nacionalistas en desacuerdo con las decisiones y actitudes del EBB del PNV, al considerar que Sánchez no es de fiar

| Eugenio Narbaiza Opinión

El próximo 4 de Noviembre, el Constitucionalismo Vasco estará muy atento a la celebración del Congreso Regional del PP del País Vasco, teniendo en cuenta que se van a producir cambios importantes de cara a afrontar las cercanas elecciones autonómicas, que podrían tener lugar el próximo mes de marzo y volver a ser una fuerza decisiva en el futuro de la Comunidad Autónoma.

El primero de estos acontecimientos, se centra en la persona de Carlos Iturgaiz, actual presidente de los populares vascos, que cierra su mandato como cabeza de los populares como siempre ha sido su trayectoria política, con elegancia y caballerosidad, después de que fuera llamado a reconducir una desastrosa trayectoria de la formación que además de tener enfrentamientos internos, perdió parte de su fortaleza en ayuntamientos y diputaciones por malas estrategias y candidatos no muy adecuados para la representación del Constitucionalismo Vasco.

 

De Iturgaiz, solo se puede decir que en sí mismo, está y ha estado representado el ser el hacer de los populares vascos, dado que sin duda ha sido el político que en la historia democrática española más ha sufrido y más ha padecido las actuaciones de la banda terrorista ETA, lo que le convierte no sólo en un referente, sino en un héroe en la defensa y la libertad y la democracia en el P. Vasco.

A Iturgaiz, le sustituirá un viejo conocido de la política vasca, como es Javier de Andrés de 56 años, ex Presidente de la Diputación y ex Delegado del Gobierno Central. En su trayectoria, es muy significativa su capacidad de gestión, su conocimiento de las instituciones y su origen político, puesto que además de ser uno de los iniciadores del proyecto Popular en Álava, se le considera hijo político y continuador de quien en su día fuera senador y  eje vital de los populares alaveses, Ramón Rabanera.

Esta designación puede ser un punto de inflexión para el Constitucionalismo vasco, que además de necesitar un revulsivo, puede evitar que Bildu acceda al gobierno con un posible pacto el PSOE ante el evidente declive del PNV

Esta designación de Javier de Andrés que además de contar con el apoyo de Alberto Núñez Feijóo y que acudirá al Congreso Regional con más de 700 avales de sus compañeros de los tres territorios históricos, es sin duda un punto de inflexión y esperanza para el Constitucionalismo Vasco, que además de necesitar un revulsivo para afrontar las elecciones vascas que tendrán lugar en la comunidad, puede ser decisivo para evitar que Bildu, acceda al gobierno con un posible pacto con los socialistas vascos, ante el evidente declive que el PNV está evidenciando en los últimos tiempos.

 

Javier de Andrés, siendo consciente de la importancia de cara a futuro que van a tener estas elecciones, ya que la “crisis de valores” y el cansancio de la sociedad, especialmente en el sector más joven, respecto al PNV y su querencia hacia el voto a Bildu como un elemento atractivo de la anti-España, intentará captar el voto moderado de sectores nacionalistas que no están conformes con las decisiones y actitudes del EBB del PNV, puesto que consideran que Sánchez no es de fiar, que ha incumplido sus promesas respecto a los acuerdos alcanzados con el PNV, lo que perjudica gravemente a las necesidades reales como pueden ser, la llegada del AVE, una mayor capacidad para recibir inversiones en la comunidad y sobre todo el ninguneo claro que ha mantenido hacia la mejora de las infraestructuras, así como en la ejecución de los fondos europeos.

Reafirmarse como partido de Estado

También uno de los objetivos del nuevo regidor de los populares vascos , será el gestionar ese carácter constitucionalista de su formación, explicando a sus votantes la necesidad de que el PP sea protagonista en la defensa de las tradiciones, de los intereses de cada territorio de manera singular, como es el caso de Guipúzcoa en dónde el PP, tiene la llave de la gobernabilidad en la Diputación Foral y sin duda, en reafirmarse en ese partido de Estado que es capaz de apoyar a un lehendakari no nacionalista como el socialista Patxi López sin pedir nada a cambio.

Es evidente que Javier de Andrés no lo tendrá nada fácil, puesto que el peneuvismo jugará las bazas de “que viene el lobo” refiriéndose a la posibilidad de que pierda la hegemonía nacionalista en favor de Bildu, pero por fin! después de una década de abandono y falta de apoyo desde Génova de manera clara, el PP Vasco, puede ser ese partido fuerte que nunca debió de dejar de serlo.