| 23 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, junto a la expresidenta de la Junta y senadora, Susana Díaz.
El secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, junto a la expresidenta de la Junta y senadora, Susana Díaz.

Espadas quiere silenciar la opinión molesta de Susana Diaz y la menosprecia

El secretario general del PSOE-A arremete contra su antecesora: se atreve a 'mandarla a callar' y desacredita su trabajo como senadora para hacer ver que su opinión es irrelevante.

| Manuela Herreros Política

El PSOE se ha convertido en un partido sectario donde no se toleran críticas internas y se castiga a aquellos que muestran sus discrepancias con la política de Pedro Sánchez. Ejemplos de ellos hay muchos, como el del expresidente Felipe González, el exvicepresidente Alfonso Guerra, el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, el expresidente de Aragón Javier Lambán o la expresidenta y senadora andaluza Susana Díaz. Todos ellos han afeado la deriva del partido y a cambio han recibido el menosprecio de los suyos, o incluso la 'tarjeta roja' directa como Lambán.

En este juego de silenciar cualquier opinión que se salga de las directrices de Ferraz participa activamente el secretario general del PSOE-A, Juan Espadas, que mostró su crueldad con su homólogo en Aragón y ahora arremete contra su antecesora en el cargo. Espadas ha tachado de "falta de respeto" a la militancia de la federación socialista andaluza algunas de las opiniones que la semana pasada realizó Susana Díaz en el programa de televisión en el que colabora, 'Todo es mentira', sobre la crisis del PSOE andaluz por la cascada de dimisiones y pidió que para "levantar cabeza" el PSOE andaluz debe ser "acogedor" con las distintas sensibilidades que conforman la formación.

 

Lejos de tener en cuenta el consejo de Díaz, Espadas saca su lado más radical y quiere silenciarla. El secretario del PSOE-A y también portavoz en el Senado, ha animado a su antecesora a "remar", a "sumar" y a "opinar menos, sobre todo cuando se está alejado ya del día a día de la vida política y del trabajo en la calle", dejándola por los suelos al negar la labor que desarrolla como senadora.

Espadas justifica su liderazgo

Ha sido durante una entrevista en 'La Ventana de Andalucía' de la Cadena SER, donde Espadas ha manifestado que "lo de 'levantar cabeza'" le parece una "falta de respeto" e intenta justificar su cuestionado liderazgo a pesar de sus nefastos resultados electorales con el peor de la historia para el PSOE-A. En esa línea, Juan Espadas ha aseverado que se presentará como candidato a la presidencia de la Junta en 2026 y que el PSOE de Andalucía tiene la cabeza "bien alta, y la ha tenido siempre", tras lo que ha apostillado que "otra cosa es que tuviera un revés electoral en las autonómicas del 2022 por diferentes factores y cuestiones".

 

El socialista andaluz sabe que estas elecciones europeas serán determinantes y pueden abocar al fin de su liderazgo si el PSOE vuelve a perder en la comunidad como en las autonómicas y municipales. Así que hasta entonces la estrategia es colocar la mordaza a las personas molestas. "Aquí se está para remar y para sumar" y "cualquier declaración que no venga en esa línea no la voy a tomar en consideración".