| 13 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

El Viaje del Amor: Una Exploración Científica y Emocional

| Alfonso Osuna Salud

El proceso de enamoramiento, tan celebrado en canciones y poesías, es también un fascinante viaje químico y emocional que involucra a nuestro cerebro de maneras complejas y profundas.

Este viaje, influenciado por una orquesta de hormonas como la serotonina, dopamina, y oxitocina, revela cómo el amor trasciende la mera atracción para convertirse en una experiencia rica y multidimensional.

Expertos en psicología y neurología nos brindan una visión más clara de cómo las hormonas dictan no solo nuestras emociones más intensas sino también nuestras decisiones y comportamientos en el amor.

Virginia del Palacio, psicóloga de BluaU de Sanitas, nos recuerda que, más allá de la química, las experiencias personales y los estilos de apego de cada individuo juegan un papel crucial en cómo experimentamos el amor.

La dopamina, etiquetada como la hormona del placer, surge en los momentos iniciales del enamoramiento, generando euforia y placer, en paralelo con sensaciones experimentadas en actividades de alto riesgo como los juegos de azar o el consumo de sustancias.

Este pico químico subraya la intensidad y la alegría que caracterizan las primeras etapas del amor.

El proceso de enamoramiento se puede desglosar en distintas fases, cada una marcada por la predominancia de ciertas hormonas y neurotransmisores:

  1. Atracción: La química inicial es dirigida por las feromonas y hormonas sexuales como los estrógenos y la testosterona, despertando el deseo. La adrenalina juega un papel esencial en los primeros momentos de atracción, provocando síntomas físicos como el aumento del ritmo cardíaco y la sequedad bucal.

  2. Fase inicial del amor: La dopamina y la feniletilamina se encargan de mantenernos en un estado de euforia, marcando el comienzo de una relación con sensaciones de estar "flotando en una nube". Este estado químico de felicidad puede durar hasta cuatro años, coincidiendo con el período más apasionado de la relación.

  3. Consolidación emocional: En esta etapa, la oxitocina y la serotonina fomentan la creación de lazos emocionales fuertes y contribuyen a un bienestar general. La oxitocina, en particular, es fundamental para el desarrollo de la intimidad y el vínculo afectivo entre las parejas.

  4. Reactivación de la pasión: Mantener la chispa del amor requiere de esfuerzos conscientes para estimular la liberación de estas hormonas a través de actividades compartidas, nuevas experiencias en pareja, y una vida sexual activa, fortaleciendo así la conexión emocional.

  5. Desamor: El final del amor activa áreas cerebrales asociadas con el dolor y la pérdida, evidenciando cómo los bajos niveles de oxitocina y serotonina pueden llevar a sentimientos de tristeza y pensamientos obsesivos.

Este análisis no solo resalta la complejidad del amor, sino que también enfatiza la importancia de entender las bases químicas y emocionales del enamoramiento.

Reconocer el papel de estas hormonas en nuestras vidas amorosas nos ofrece una perspectiva más rica y compasiva hacia las dinámicas de nuestras relaciones, recordándonos que, al final, el amor es una experiencia tan científica como profundamente humana.