08 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Un hombre va a prisión tras ser condenado en un juicio del que nunca se enteró

El caso de J.M. es de locos. Lleva casi un mes en la cárcel cuando ni siquiera sabía que pesaba una pena por estafa sobre él. En un control rutinario de alcoholemia su vida cambió.

| María Jamardo Tribunales

A prisión, 26 días, por una condena que el acusado nunca conoció. El juzgado de lo Penal número 2 de Almería dictó el 17 de enero de 2020 una sentencia contra un hombre, en su ausencia. La ley lo permite siempre y cuando la pena correspondiente sea inferior a dos años de cárcel o se le hubiera notificado el juicio, en el domicilio señalado. Algo que el condenado y su defensa sostienen que en este caso no ocurrió.

Los hechos se remontan al año 2017, cuando J.M. fue denunciado por un delito de estafa tras utilizar los servicios de un hotel que su empresa, meses después, rechazó pagar. Citado en su domicilio en calidad de investigado el día 15 de enero de 2018, declaró por estos hechos, pero después de ello no volvió a saber nada más de la causa judicial.

Cuál fue su sorpresa que el 28 de enero de 2021, en un control rutinario de alcoholemia, el guardia civil que le pidió la documentación procedió a detenerlo inmediatamente para notificarle su ingreso en prisión.

El juzgado de Instrucción 2 de Almería, el día 6 de junio de 2018, cuando dictó el auto de apertura del juicio oral no citó personalmente al acusado ni tampoco le remitió la acusación a su domicilio, como exige la ley: "Si, abierto el juicio oral, los acusados se hallaren en ignorado paradero y no hubieren hecho la designación de domicilio" y siempre que la pena sea superior a los dos años de prisión "el Juez mandará expedir requisitoria para su llamamiento y busca, declarándolos rebeldes, si no comparecieran o no fueren hallados". Un requisito que la juez titular no cumplió y que puso al hombre en una situación de completa indefensión.

Sin embargo, la cadena de errores lejos de terminar creció cuando el día del juicio el juzgado de lo Penal 2 de Almería  no pudo notificar al acusado quien, sin saber la acusación que existía contra él, no compareció. Por ello fue condenado en ausencia y se dictó su ingreso en prisión.

El juzgado sostiene la legalidad de todas las actuaciones y que "se le intentó" comunicar la causa penal "por exhorto a través del juzgado de Orihuela" aunque finalmente "no se consiguió" al "no ser localizado". "Fue él mismo quien se comunicó telefónicamente" con el tribunal de Almería -el 14 de enero de 2020- y se le "informó de su situación, además de confirmársele que la vista era el 17 de ese mismo mes". En esa fecha "acudió su abogado de oficio ya que no es obligatorio la presencia del acusado" que "no presentó ninguna alegación". Tampoco "solicitó la suspensión de la pena".

Nulidad

El acusado, una vez en prisión, contrató los servicios de un nuevo letrado del despacho penalista Ospina Abogados ubicado en Madrid que, tras comprobar las presuntas irregularidades, planteó el 4 de febrero de 2021 un incidente de nulidad de actuaciones para que su cliente quedara en libertad y se celebrara de nuevo el juicio que le condenó sin poder defenderse. Pese a la solicitud del letrado, la titular del juzgado, la magistrada Sara Herrera Maldonado, al tanto de la nueva situación, todavía no se ha pronunciado al respecto.

El letrado, ante el silencio judicial, presentó un nuevo escrito solicitando la libertad e incluso remitió numerosos correos electrónicos al juzgado para que se procediera a la excarcelación de su cliente. Sin embargo, no obtuvo respuesta alguna, reconociendo el juzgado que se tomaría este asunto con calma.

Ante la negativa a la puesta en libertad y sin que se haya resuelto todavía el incidente de nulidad, el abogado Juan Gonzalo Ospina ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Almería por si los hechos son constitutivos de un delito de prevaricación, delito contra la libertad cometido por funcionarios públicos o incluso de retardo malicioso en la Administración de Justicia. "No damos crédito a la injusticia, el juzgado es conocedor del atropello a los derechos del acusado y no hemos obtenido respuesta alguna, es algo inédito", ha declarado a ESdiario en exclusiva.

La Fiscalía tendrá que pronunciarse, en los próximos días, sobre la denuncia planteada por el preso y el incidente nulidad presentado por su defensa pero mientras tanto, J.M. sigue en la cárcel por un juicio que no conoció.