| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Campo de almendros I Imagen de archivo.
Campo de almendros I Imagen de archivo.

La sequía ahoga la producción de almendras que pierde el 60% de la cosecha

La oferta de este fruto seco desciende "drásticamente", pero su valor no se cotiza por lo que La Unió de Llauradors insiste en ayudas directas para los productores tradicionales afectados.

| Sonia García Edición Valencia

Las estimaciones de la Unió de Llauradors prevén un descenso en la cosecha de almendras superior al 50% en el conjunto de la Comunitat Valenciana, aunque en la provincia de Alicante o en la de Valencia se situará muy próximo al 60%, lo que supondrá una merma de ingresos de 17 millones. Esta bajada productiva sigue los pasos de la producción estatal que podría bajar de media un 70%.

Esta "drástica reducción" de la cosecha se acumula a la registrada ya en la pasada campaña, han señalado, y han indicado que está derivada de las heladas ocasionadas por la borrasca Ciril en abril que afectaron a las principales zonas de producción, unido al impacto de la sequía, las lluvias previas y la falta de horas de sol provocan esa importante disminución y una merma de las rentas para el agricultor profesional, ha indicado la organización en un comunicado.

Sin embargo, han remarcado que una reducción de cosecha de esa magnitud las cotizaciones no responden. El precio medio que percibe un productor valenciano de almendra durante esta campaña -semana 35- es ligeramente inferior al precio percibido la misma semana de la campaña pasada.

El responsable de frutos secos de la Unió, Ricardo Beltrán, no encuentra ninguna explicación comercial para esta situación, pero resalta la evidencia de lo que la organización viene denunciando hace tiempo como es la gran especulación que llevan a cabo algunos agentes que intervienen en la cadena alimentaria.

Ante este escenario, desde la Unió se insiste en la demanda de ayudas directas para aquellos productores en zonas de cultivo tradicional, unos apoyos cifrados en 125 euros/ha y que servirían para retornar a las ayudas que ya tenía el sector en la anterior PAC y que están todavía configuradas para tal fin. Igualmente, reitera la necesidad de adaptar las pólizas de seguros agrarios a las particularidades del sector. "Reclamamos ayudas excepcionales ante un desastre climático, igualmente excepcional", señala Beltrán.