26 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Pulsera de control electrónico: cómo funciona y de qué manera evita el riesgo

Las víctimas están aterradas, sobre todo cuando la otra parte está cumpliendo condena y va a salir

Hoy hablaremos de los dispositivos de control electrónicos. Muy poca gente sabe cómo funcionan y realmente para qué se utilizan.

En primer lugar aclarar que dichos dispositivos electrónicos, en adelante PULSERA, que se colocan por orden de un Juez cuando se prevé un riesgo potencial para la víctima en una Orden de Alejamiento (Prohibición de aproximación y comunicación con la víctima), son una medida muy efectiva que se concede sólo en casos determinados y/o si la víctima la pide.

El proceso en sí es sencillo a la vez de complejo y con enorme responsabilidad. Está controlado por el Centro Cometa (Madrid) y desde allí hay un perfecto seguimiento y coordinación que está actualizado al día durante las 24 horas, haciendo llegar informes a los juzgados de dichos seguimientos diariamente varias veces al día,  estos informes vienen muy detallados, especificando las horas, minutos y segundos en que se ha traspasado o no los límites establecidos en dicha Orden de Alejamiento, indicando en todo momento si hay riesgo o no para la víctima.

Pero vayamos por partes:

  1. Juez dicta Sentencia y pone Orden Comunicación y alejamiento a X metros por X tiempo.
  2. Si se considera necesario indica en la misma sentencia la necesidad de implantación de la pulsera, o la puede pedir la víctima y el Juez accede o no, aunque normalmente y si la víctima indica que tiene mucho miedo se accede.

            3.- Se cita un día y hora, en el órgano Judicial al penado para la colocación de la pulsera, también están avisados los del Centro Cometa que envían a una empresa de Seguridad a colocar el dispositivo, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado también tienen que saber de dicha colocación, en ocasiones están presentes y en otras no, pero en todo momento tienen conocimiento de dicha colocación.

            4.- Se le informa al penado del porqué de dicha medida, y muy detalladamente en qué va a consistir la colocación de la pulsera y cómo debe ser usada, riesgos, precauciones, uso…

            5.- Normalmente se coloca en el tobillo. Dicha pulsera es semejante a un reloj, tal cual, pero ellos no pueden elegir el lugar de su colocación, son los profesionales los que deciden el lugar. El profesional coloca la pulsera en el tobillo del penado cuidando que no le apriete ni le quede suelta y además con un sistema de seguridad que resulta imposible su manipulación. También se le facilita un dispositivo móvil (teléfono móvil) que siempre tiene que llevar encima y que está vinculado a la pulsera.

 

            6.- A la víctima ese mismo día va otro profesional de Seguridad y le facilita otro teléfono móvil (llamémoslo así) que tiene que llevar encima las 24 horas también, además de informarle detalladamente de todo el proceso. Desde el Juzgado comprobamos personalmente que ella ya ha recibido dicho dispositivo móvil y que ha comprendido perfectamente las indicaciones.

¿Para qué? Pues porque en caso de encontrarse en un centro comercial, por ejemplo, con la víctima, pitaría dicha pulsera y a ella su teléfono móvil, entonces la alarma llega al Centro Cometa que inmediatamente se pone en contacto con los dos (penado y víctima) a través de sus móviles y les indica los pasos a seguir para no encontrarse. Normalmente y al tener constantemente geo localizados a los dos, al penado se le indica paso a paso la forma de abandonar el centro comercial y a la víctima se le dan también las oportunas indicaciones.

Quedan también avisados en ese mismo momento las Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, (policías) que se acercarán inmediatamente al lugar para comprobar que todo se está realizando correctamente, o en caso contrario proceder a su detención.

 En ocasiones nos encontramos con un gran desconocimiento sobre el tema. Las víctimas están aterradas, sobre todo cuando la otra parte está cumpliendo condena y va a salir,  (en ese caso se le desplaza desde el Centro Penitenciario al Juzgado, se le coloca, lo vuelven al mismo y ya le dan la libertad, pero siempre sale ya con la pulsera), vuelvo a repetir, sólo se le pone la pulsera al salir de prisión si la víctima lo ha solicitado o viene detallado en Sentencia, no se la ponen a todos los presos cuando salen.

La cuestión es que nos están llamando una semana antes para que actuemos y es cuando entramos en el papel de tranquilizar a la víctima diciéndole que la colocación de dichos dispositivos a ambos es simultánea, que no va a haber confrontación visual alguna porque a ella se le pone normalmente en su domicilio, y que esté tranquila porque la coordinación, trabajo y efectividad del Centro Cometa con el resto de Organismos implicados, (policía y juzgados) es perfecta.

 

 *Grupo EmeDdona.