| 07 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ximo Puig junto a Zapatero
Ximo Puig junto a Zapatero

El caso Azud acorrala la financiación ilegal del PSPV con contratos de Zapatero

Este escándalo de corrupción ahonda en las cuentas de ‘el Bárcenas del socialismo valenciano’ y pone en un aprieto a Ximo Puig con las mordidas en obras del Gobierno, como el Júcar-Vinalopó

| E. M. Edición Valencia

“Es la época en la que el dinero llegaba en sobres a Blanquerías -sede del PSPV-PSOE-”, esta frase recuperada por un periodista, resume los registros que la UCO de la Guardia Civil hizo en varias empresas de la Comunitat Valenciana en busca de papeles que demuestren una financiación ilegal de los socialistas valencianos que ahora dirige el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

El epicentro de la trama es un persona, Pepe Cataluña, ex secretario de finanzas del PSPV-PSOE durante muchos años, el todopoderoso ex tesorero del socialismo valenciano, y las anotaciones encontradas en su casa sobre supuestas mordidas de obras públicas realizadas por el Gobierno de España en época de José Luis Rodríguez Zapatero.

El papel de Pepe Cataluña en el socialismo valenciano no era desconocido, pues como apunta hoy el diario Las Provincias, era conocido como ‘el Bárcenas del PSPV-PSOE’, como el tesorero recaudador de comisiones. Ahora el juez sigue la pista en el denominado caso Azud y pone en un aprieto al presidente de la Generalitat actual, Ximo Puig, que azuza la corrupción pasada del PP mientras la de su partido puede estallarle.

 

Los registros realizados tienen por objetivo contratos del Gobierno de Zapatero, en concreto se sospecha de una obra del trasvase Júcar-Vinalopó y de una desaladora, registrándose las sedes de empresas como Acciona y Construcciones Luján que realizaron las obras en búsqueda de indicios de financiación ilegal del PSPV.

Para suerte de Ximo Puig -que entonces no dirigía el PSPV-, en caso de haberse pagado mordidas a los socialistas valencianos para las campañas de 2007 y 2008, como creen los investigadores del caso Azud, sólo se podrían investigar por el delito de cohecho, ya que el presunto delito electoral habría prescrito, caso que hasta ahora ha salvado al PSPV de acabar en los tribunales.

Sin embargo, a meses de unas elecciones autonómicas, donde la izquierda valenciana siempre rescata el fantasma de la corrupción para atacar al PP y evitar su vuelta a la Generalitat, que las siglas del partido del presidente de la Generalitat Valenciana estén en medio de asuntos turbios deja a Ximo Puig sin su argumento de “limpieza y transparencia” y ponen al PSPV ante el desafío de dar esas explicaciones que ellos tanto exigen a los demás.