| 19 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
De izquierda a derecha Dra Oliver, Dra Badía, Natalia Pérez y Dr. Piñero
De izquierda a derecha Dra Oliver, Dra Badía, Natalia Pérez y Dr. Piñero

El 95% de los casos de cáncer de cérvix está relacionado con el papiloma

26 de marzo: Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino o Cérvix.

| J. Giménez Edición Valencia

En el marco del Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino o Cérvix, el Instituto Valenciano de Oncología (IVO), se suma a la campaña global por la concienciación sobre esta enfermedad, la cuarta causa más común de incidencia y mortalidad por cáncer en mujeres en todo el mundo. En concreto, según datos presentados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), anualmente se diagnostican en el mundo más de 600.000 casos de cáncer de cuello uterino o cérvix. De ellos, 2.300 son en España.

Entre las principales causas relacionadas con esta enfermedad los expertos señalan al virus del papiloma humano (VPH), “una infección que está detrás en más del 95% de los casos”, recuerda el doctor Piñero Sánchez, jefe del Servicio de Ginecología del IVO. Este virus, que afecta a hombres y mujeres, se contrae comúnmente a través del contacto sexual. Cerca del 80% de las personas sexualmente activas lo adquieren en algún momento de sus vidas, y en un 0.1% de los casos, esta infección deriva en un tumor de cérvix. En los últimos años la vacunación ha demostrado reducir significativamente la incidencia de cáncer de cuello uterino", afirma el Dr. Piñero quien habla de una reducción del número de casos vinculado también a una mayor implantación de los controles citológicos.

Programa de prevención del cáncer de cérvix

España cuenta con un programa de prevención de cáncer de cérvix que permite detectar las lesiones premalignas, es decir, aquellas lesiones que aparecen antes de que se desarrolle el cáncer invasor propiamente dicho. Un programa “eficaz pero no infalible”, como subraya la Dra. Paloma Badía, médico adjunto del Servicio de Ginecología del IVO.

Este programa implica la realización periódica de citología cervicovaginal y de una prueba para detectar el virus del Papiloma Humano (VPH). En la Comunidad Valenciana, las mujeres de 25 a 34 años se someten a citologías de cribado cada 3 años, mientras que a partir de los 35 años hasta los 65 años se combina la citología cervical con pruebas de VPH cada 5 años. “Asimismo, el correcto uso del preservativo y el abandono del hábito tabáquico son estrategias preventivas importantes que deben ser consideradas”, recuerda la Dra. Badía.

¿Cómo se manifiesta esta enfermedad? “Aunque el primer síntoma suele ser el sangrado irregular, frecuentemente tras las relaciones sexuales, este tipo de tumor muchas veces no presenta síntomas de inicio por lo que cuando la paciente acude a la consulta se encuentra en fases más avanzadas”, destacan desde el Servicio de Ginecología del IVO.

 

Cirugía robótica

El principal tratamiento del cáncer de cuello uterino es el quirúrgico, que en ocasiones puede ser combinado con radioterapia y/o quimioterapia, depende de cada paciente: “Cada caso es único y así es como se analiza en el Comité de Tumores del IVO, donde a través de un enfoque multidisciplinar se valora y planifica el mejor tratamiento a seguir”, explica la Dra. Badía.

En 2023, el IVO atendió a 26 mujeres con cáncer de cérvix. De ellas, 22 pacientes fueron intervenidas mediante cirugía robótica, o en ocasiones combinada con laparotomía. “La cirugía robótica aplicada al campo de la oncología ginecológica nos ofrece mayor precisión en nuestra cirugía y aporta grandes beneficios para nuestras pacientes como una mejor y más rápida recuperación, menor dolor postoperatorio etc.”, recuerda el jefe del Servicio de Ginecología del IVO.

De izquierda a derecha Dra Oliver, Dra Badía, Natalia Pérez y Dr. Piñero

El Dr. Piñero es optimista sobre la posibilidad de ser madre tras sufrir cáncer de cérvix, siempre y cuando las condiciones lo permitan: "Si es viable, siempre optamos por técnicas quirúrgicas para preservar la fertilidad. Sin embargo, en algunas situaciones, es necesario añadir radioterapia pélvica, lo que puede dificultar la preservación de la fertilidad".

Sobre los tipos de cirugía disponibles, el Dr. Piñero señala que “en casos muy incipientes y microscópicos, la conización cervical es una opción, mientras que la traquelectomía radical se reserva para casos más avanzados, pero con tumores pequeños y localizados, lo que permite mantener el útero para futuros embarazos".

Cuando el tumor alcanza un determinado tamaño y no se pretende o no se puede preservar la fertilidad, la cirugía estándar es la histerectomía radical en la cual se debe intentar la preservación nerviosa para evitar problemas con la micción y la defecación. En materia de avances, el jefe del del Servicio de Ginecología del IVO destaca la importancia de los avances en cirugía mínimamente invasiva y la incorporación de la cirugía robótica en el tratamiento del cáncer de cuello uterino. "Esto nos permite realizar intervenciones quirúrgicas con mayor precisión y menos riesgos para las
pacientes", añade.

Unidad de Diagnóstico Precoz

El centro oncológico valenciano cuenta desde 1982 con una Unidad de Diagnóstico Precoz en cáncer ginecológico orientada a la detección de los tumores de cuello de útero o cérvix en etapas iniciales. En 2023, esta unidad realizó más de 4.000 revisiones.