| 23 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Juan Roig saluda a Ximo Puig
Juan Roig saluda a Ximo Puig

La guerra de Podemos contra Juan Roig: el incendio que le faltaba a Ximo Puig

La ministra Ione Belarra y dirigentes podemitas insisten en llamar "despiadado" y "especulador" al presidente de Mercadona mientras en el PSOE e incluso en Compromís crece la preocupación

| Enrique Martínez Edición Valencia

En medio de las polémicas por las informaciones del caso Azud o el recorte del Tajo-Segura, al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y a su partido, el PSOE, lo que le faltaba es un nuevo incendio. Más cuando este fuego lo han provocado sus socios de Podemos y en lugar de apaciguarlo sólo echan más gasolina.

Cuando nadie lo esperaba, la ministra y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, lanzó un dardo contra el presidente de Mercadona, Juan Roig, que ha acabado convirtiéndose en un debate nacional por las numerosas réplicas que los propios dirigentes podemitas están generando.

 

Una polémica que puede venirle bien al electorado más radical de Podemos, pero que en el PSOE en general y en los socialistas valencianos chirría mucho, no sólo por la buena relación del dueño de Mercadona con Ximo Puig, sino porque Juan Roig es una institución en Valencia, con muchas inversiones más allá del famoso supermercado, y a pocos meses de unas elecciones no conviene cabrear al empresariado o levantar polémicas estériles con una figura de la que vive y trabaja mucha gente y que tiene un gran predicamento.

La polémica molesta incluso en Compromís, que aunque ha criticado a otros empresarios como Vicente Boluda por su oposición a ampliar el puerto de Valencia, nunca habían traspasado la línea de atacar a Juan Roig, el cual realiza muchas iniciativas -desde un pabellón hasta el maratón- en la ciudad de Valencia que dirige Joan Ribó.

 

Ya lo verbalizó el candidato y diputado en el Congreso, Joan Baldoví, que “es posible hacer críticas sin atacar o insultar” en referencia a Podemos y sus palabras sobre Juan Roig, recibiendo por cierto la reprimenda de Juan Carlos Monedero, que ha acusado a Compromís y a Más País de “defender al multimillonario Joan Roig” para “ocupar el espacio del PSOE, lo que lleva a la insignificancia”.

Podemos sigue echado al monte contra Juan Roig

Pero en Podemos les da igual que sus ataques a Juan Roig desgasten a sus socios del PSOE, y han seguido con toda la artillería. La ministra Ione Belarra -que parece que olvida que forma parte de un gobierno- volvía a insistir en el programa de Pablo Iglesias en llamar “despiadado” a Juan Roig porque “ya no hay nadie innombrable”, a la vez que le acusaba de practicar “la especulación” y ser de “esa élite privilegiada donde estaba la impunidad y el silencio”.

 

Ximo Puig por ahora se mantiene callado, pero en el PSOE crece la preocupación por un enfrentamiento con los empresarios que haga huir al votante más moderado o provoque un conflicto a puertas de elecciones, y ya han salido dirigentes a taponar la herida. El portavoz socialista, Patxi López, subrayaba que "para los socialistas, los empresarios son absolutamente respetables en el sentido de que son generadores de riqueza y empleo".

 

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, al que le encanta ser el perejil de todas las salsas, señalaba a Podemos que “no soy partidario ni del insulto ni de la demagogia” y pedía a Juan Roig “que invierta más todavía en Castilla-La Mancha. Estoy contento de lo que ha hecho aquí. Que siga comprando productos en esta tierra y que llene los estantes de Mercadona con productos de aquí”.

Mientras, Ximo Puig, que ha tenido el apoyo de Juan Roig en materias como reclamar una mejor financiación para la Comunitat Valenciana o el Corredor Mediterráneo, se pregunta en su fuero interno quién le dijo a Ione Belarra que abriera la boca, como si no tuviera ya de sobra con los frentes abiertos.