| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Alumnos de Secundaria en el aula / Imagen de archivo.
Alumnos de Secundaria en el aula / Imagen de archivo.

Aprobada la libertad de elección de colegio con prioridad a rentas bajas

La oposición augura "sesgo y guetos" mientras el conseller de Educación asegura que la decisión del centro solo vale un punto en los nuevos criterios de admisión.

| Sonia García Edición Valencia

El Consell ha aprobado el decreto de libertad de elección de centro educativo en la Comunidad Valenciana, que entrará en vigor en el curso 2024-2025. Serán los padres quienes elijan en qué centro educativo solicitar la matriculación de sus hijos y se concederá la plaza mediante unos criterios de admisión actualizados que priorizan la proximidad, los hermanos matriculados en el centro y, por primera vez, a las rentas más bajas.

"Damos continuidad al concepto de libertad en la Educación -como la ley de libertad educativa para decidir la lengua- incorporando la libertad de elección del centro al aprobar el distrito único", ha celebrado el conseller de Educación, José Antonio Rovira. Así, se pone fin a la imposición del centro educativo el Gobierno del Botànic. "Superamos la limitación del Gobierno anterior de obligada parcelación para que se ajuste a sus intereses y convicciones", ha explicado Rovira. 

Concretamente, el nuevo sistema de admisión establece los siguientes puntos: por cada hermano matriculado (15 puntos), por proximidad del domicilio (10 si es el mismo área de influencia y 5 si es en el área limítrofe), por renta de la unidad familiar inferior a la mitad del IPREM (7 puntos), superior a la mitad del IPREM (6 puntos), inferior o igual al multiplicar el IPREM por 1'5 (5 puntos), superior a esa fórmula (4 puntos), por ser destinatario de la renta valenciana de inclusión (7 puntos), por padre, madre o tutor trabajando en dicho centro (7 puntos), por ser familia numerosa (7 puntos especial y 5 puntos general), por alumnado nacido de parto múltiple (1 punto), por familia monoparental especial (7 puntos) y general (5 puntos), por discapacidad igual o superior del 65% (7 puntos), discapacidad entre el 33% y 64% (4 puntos) o por discapacidad de los padres (entre 5 y 3 puntos) por simultaneidad con enseñanzas de música o baile próximas (2 puntos), por condición de deportista de élite próximo (2 puntos).  Asimismo, gozará de prioridad aquel alumno que cambie de residencia por desahucio, de acogida familiar o residencial, así como las víctimas de terrorismo o violencia de género acreditada.

"Competencia y sesgo"

PP y Vox defienden que el decreto aprobado este martes por el Consell supone un paso adelante para que "todo el mundo sea igual" en materia educativa y "cumplir fielmente la Constitución".

Por el contrario, la oposición de PSPV y Compromís auguran una "competencia brutal entre centros" con el distrito único. PSPV y Compromís denuncian que el distrito único escolar permitirá que "los colegios de la concertada puedan elegir a las familias que más les interesen". Consideran que esto generará "una competencia brutal entre centros", "un elitismo en la educación pública absolutamente inaceptable" y que ello supone contravenir la ley educativa estatal LOMLOE.

Asimismo, la Confederación de asociaciones de madres y padres de alumnos de la Comunidad Valenciana 'Gonzalo Anaya' también ha valorado que se trata de un modelo "altamente segregador". "Es falso que las familias ganemos en libertad de elección de centro porque la admisión de zona única solo sirve para que los centros concertados seleccionen el alumnado y para reforzar los centros guetos, para que unos centros se masifiquen y otros cierren unidades", ha aseverado el presidente de esta entidad, Rubén Pacheco.

La decisión del centro solo vale 1 punto

Ante las críticas, el conseller de Educación ha explicado que la decisión del centro educativo en realidad no tiene peso en el cómputo total de puntos. “Hablan de un punto que el centro puede elegir”.  Mientras, por ejemplo, la proximidad del domicilio o el trabajo vale hasta 10 puntos o la renta baja vale 7 puntos, la voluntad del centro de si admitir a un alumno, o rechazarlo, solo vale un punto por lo que no es determinante.