05 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Puig ha cedido ante la insistencia de Oltra

Oltra doblega a Puig y logra que el president apruebe el cierre de la hostelería

El Consell hace un pupurri de las medidas aplicadas en otras autonomías para confinar más a la ciudadanía de la Comunidad Valenciana y cede totalmente en la exigencia de la vicepresidenta

| Redacción Valencia Edición Valencia

Los datos de contagios, la tendencia en otras autonomías y las presiones de Compromís han doblegado al president de la Generalitat, Ximo Puig. El máximo responsable autonómico ha anunciado hoy una serie de nuevas restricciones que, en la práctica, constituyen un pupurri de las que ya aplican otras comunidades autónomas.

Por ejemplo, de Castilla-La Mancha calca el cierre de hostelería, manteniendo esta en aquellos locales donde pueda considerarse sea esencial, como en hospitales para usuarios, establecimientos hoteleros para clientes o comedores escolares. En ese punto, el cierre de la hostelería, llevaba meses haciendo hincapié la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, con especial insistencia en la última semana.

 

Finalmente Puig ha cedido hasta la última coma, ya que ni siquiera ha mantenido, como Castilla y León, Cantabria o Navarra, por ejemplo, que tienen un clima mucho más gélido que la Comunidad Valenciana, la apertura de terrazas de hostelería. Desde el sector ya han advertido que la decisión del president, que hace 14 días ya limitó el horario de estas locales hasta las cinco de la tarde, provocará el cierre de la mitad de estos negocios, fundamentales en la economía valenciana.

"Locura" y decisión política de Puig

El presidente de la Federación de Hostelería, Manuel Espinar, ha calificado de "locura" el cierre del sector decretado por la Generalitat ante el avance de coronavirus, una decisión que ve "más política que sanitaria" y tomada "de manera unilateral" que, según su previsión, provocará el cierre del 50 por ciento de los locales. "Es el último empujón para que muchísimos empresarios no levanten las persianas", ha lamentado.

Al igual que Castilla y León o Cataluña, cierra gimnasios e instalaciones deportivas. Como Andalucía, obliga a los comercios catalogados no esenciales a cerrar a las 18 horas, aunque la comunidad andaluza incluya entre estos últimos al sector de la hostelería. En cambio, en el ámbito valenciano la insistencia de Oltra ha hecho que Puig vaya más allá que su homólogo, Juan Manuel Moreno

 

También como Andalucía o Castilla y León, autonomías con presidentes del PP, la Comunidad Valenciana quiere adelantar el toque de queda a las 20 horas. Puig ha anunciado que lo pedirá mañana en la reunión entre comunidades y el gobierno.

En teoría el president da un pequeño respiro a los 29 municipios confinados, al suspender el cierre perimetral. En la práctica, seguirán sufriendo, por el decreto autonómico, la aplicación de muchas restricciones que vienen soportando desde el 7 de enero, como el cierre de instalaciones deportivas o de hostelería.  Por ejemplo, para velatorios o celebraciones, el límite de 15 personas en el exterior y 10 en espacios cerrados.

El adelanto de la denominada comisión interpartamental (un grupo que reúne a políticos de los tres partidos del Botànic II) del jueves que estaba prevista a hoy ya hacía presagiar el anuncio de más restricciones. Entre ellas, la que Mónica Oltra consideraba como prioritaria: cerrar la hostelería.