| 18 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Yolanda Díaz ha dicho a Puig lo que los ministros socialistas no afirman con tanta claridad: que la Comunidad Valenciana es la autonomía peor financiada.
Yolanda Díaz ha dicho a Puig lo que los ministros socialistas no afirman con tanta claridad: que la Comunidad Valenciana es la autonomía peor financiada.

Doble o nada: la gran apuesta que une a María José Catalá y a Yolanda Díaz

Las dos se multiplican en cargos y actividades para representar a su partido y catapultar su imagen como la del futuro de sus formaciones. La ministra ha hecho más caso a Puig que el PSOE

| H.G. Edición Valencia

"Es un momento puntual de redoblar esfuerzos". De este modo ha explicado la presidenta del PP en la ciudad de Valencia y secretaría general autonómica del partido, María José Catalá, por qué ha decidido sumar a su cargo de portavoz en el Ayuntamiento de Valencia además el de síndica del grupo popular en Les Corts.

Incluso ha ahondado poniendo como ejemplo de esa táctica al propio presidente regional, Carlos Marzón, que compagina ese cargo en el partido con el institucional de presidente de la Diputación de Alicante, y al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, quien ejerce a la vez de portavoz nacional de su formación. Ambos, un cargo de partido y otro institucional; María José Catalá tiene dos y dos. En su caso, más que redoblar cuadruplica esfuerzos. 

A todo ello se suma la tarea más importante, la fundamental, "la de mayor dificultad", como bien ha definido ella misma, la de criar a una niña recién nacida. Cualquier padre o madre sabe de lo que habla Català, de la especial complicación de esos primeros meses, sobre todo cuando eres neófito en estas lides. Cada gesto de tu bebé supone un motivo de alegría o de preocupación. Todo resulta novedoso, y por muchos consejos que te aporten, cada pequeñín es diferente.

La portavoz en el Ayuntamiento de Valencia del grupo popular ha decidido ir a por todas, a por Compromís y a por el PSPV, a por Joan Ribó y a por Ximo Puig. Cual Atenea, diosa de la guerra griega, ha determinado empezar dando un mandoble a su homólogo -solamente en lo de síndic- del Partido Socialista, Manolo Mata. Inicio fuerte. Como ella bien sabe, no solo se trata de empezar con brío, sino de mantener el ritmo. Y tiene claro que su objetivo final es la alcaldía de Valencia. El resto de tareas constituyen medios para alcanzarlo.

Por su parte, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, también acumula roles. A su cargo de ministra de Trabajo -un área que suele desgastar y que a ella parece que le da impulso- suma el de ejercer como portavoz en el Consejo de Ministro de Unidas Podemos y de tratar de compensar el deterioro continuo de la imagen de los otros cuatro ministro de la coalición, entre los peor valorados del Ejecutivo. También acumula el cartel de precandidata a presidenta del Gobierno en las próximas elecciones, aunque a eso parece que todavía no ha dado el plácet. Sin duda, se ha consagrado como la gran apuesta de su partido.

Entre tanto puesto, no le duelen prendas en venir este lunes a la Comunidad Valenciana y afirmar con rotundidad lo que a Ximo Puig, el president, le cuesta tanto escuchar de sus conmilitones socialistas: que la valenciana es la autonomía peor financiada y que le urge el cambio del modelo de financiación. Lo que ni por asomo osó acercarse a proclamar la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, la pasada semana, ni los silenciosos ministros Garzón y Belarra cuando vinieron el viernes.

 

Eso sí, como en el tema del salario mínimo interprofesional, Yolanda Díaz muestra empatía hacia las personas afectadas -este caso, los valencianos, representados por su gobierno-, defiende su postura, sonríe y concluye que le toca al partido mayoritario en el ejecutivo, el PSOE, solucionar el entuerto.

Catalá y Díaz suben la apuesta: doble o nada para alcanzar sus objetivos o quedarse por el camino.