02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Giuseppe Grezzi vuelve a generar polémica con una decisión controvertida
Giuseppe Grezzi vuelve a generar polémica con una decisión controvertida

La inoportuna subida de la ORA en Valencia que escondía el concejal Grezzi

El edil presentó la nueva regulación aludiendo a las innovaciones que introduce y que reduce la contaminación, pero no dijo lo que más está afectando ya a la cartera de la ciudadanía

| H.G. Edición Valencia

"Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto". Esta frase del escritor alemán Georg C. Lichtenberg bien podría aplicarse a la decisión del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valencia (Compromís con el asentimiento de PSPV-PSOE) de subir la tarifa de la ORA (Ordenanza Reguladora de Aparcamiento) o zona azul o la todavía más cara naranja.

Cierto que no han incrementado directamente lo que cuesta el minuto, pero sí que han ampliado el tramo horario a pagar en tres horas al añadir las dos del mediodía (de 14 a 16) y una más a última hora de la tarde (de 20 a 21). En la práctica, esto supone encarecer el aparcamiento público, en la calle, en Valencia.

 

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, que desde la peatonalización de la plaza del Ayuntamiento y el cambio de recorrido en el centro de los autobuses de la EMT parecía haber pasado a un tranquilo (demasiado para él) segundo plano, ha vuelto a la carga con una medida totalmente inoportuna.

En una rueda de prensa para presentar la renovación de la ORA, la pasada semana, habló de que los nuevos monitores incluyen pantalla táctica, que la fracción pagada que no se utilice se podrá guardar, de sensores de contaminación e incluso de congelación de tarifas...

Bagatelas al lado de lo que pasó casi por alto y de verdad importa al ciudadano: que aparcar de 14 a las 16 horas ya no es gratuito. Que dejar el coche en zona azul todo el día o gran parte de este cuesta más porque se pierden franjas sin coste. Justo cuando el gobierno estatal anda reculando de forma indirecta con la subida impertinente de la luz, Grezzi reaparece para lanzar un nuevo órdago igual de inoportuno, con los bolsillos de gran parte de la sociedad temblando, y totalmente innecesario.

Sobre todo para un gobierno de un partido, Compromís, cuya lema consiste en "salvar personas". Que se lo digan a quien no tiene plaza de garaje y ha de aparcar en la calle o a quien no tiene coche oficial (la inmensa mayoría de la sociedad salvo unos cuantos responsables políticos) y debe utilizar el propio para desplazarse para la ciudad por trabajo, traslado de mayores o niños o algún otro motivo necesario.

Porque lo grave consiste en que esa subida de tarifas se produce sin contrapesarla, por ejemplo, con espacios gratuitos para aparcamientos disuasorios o rebaja del billete de autobús o metro. En definitiva, una medida tan inoportuna como inadecuada y con un coste electoral que Compromís, sumido en su burbuja de gobierno, parece no tener ya la habilidad de apreciar.