| 24 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ximo Puig, presidente de la Generalitat.
Ximo Puig, presidente de la Generalitat.

Puig rendido ante sus socios con la tasa turística: "los apoyos son los que son"

El presidente de la Generalitat insiste en que "no es el momento" de aplicar el impuesto, pese a haberlo aprobado, y se lava las manos delegando en los alcaldes.

| Sonia García Edición Valencia

Ximo Puig vuelve a exhibir la oposición del PSPV hacia la polémica tasa turística. Tras la reunión mantenida este martes con Hosbec, ha manifestado que "la orientación general" del partido es de rechazo, pese a haber votado a favor de su tramitación, dejando ver que se trata de una rendición frente a sus socios de gobierno.

Con la aprobación de este impuesto, el presidente de la Generalitat ha optado por contentar a Compromís y UP antes que al propio sector turístico. Justifica que "los gobiernos de coalición y los apoyos parlamentarios son los que son" y que "en otras ocasiones, a los socios no les parece bien algunas de nuestras iniciativas". 

Preguntado por la orden interna del PSPV a los alcaldes de no aplicarla, Puig niega que se trata de una orden propiamente dicha, sino que defiende la libertad de los mismos para decidir: "Las instituciones tienen que tomar sus decisiones".  De este modo, pasa la pelota a los alcaldes, quienes asumirían la responsabilidad y las consecuencias en caso de aplicarla.

No obstante, recalca con "absoluta claridad" que "no es el momento de la aplicación de la tasa", como "lo han expresado así alcaldes de este ámbito ideológico" y espera que en el proceso parlamentario "se puedan producir algunos acercamientos y se escuchen a sectores socioeconómicos de la Comunitat". 

Así el PSPV juega a dos bandas, apoyando a sus socios con el impuesto y el incremento de los costes que supone, pero manifestando modestamente una esperanzadora negociación sin llegar a abandonar del todo las reivindicaciones del sector, dejando en manos de Compromís y UP el futuro de la tasa.