| 22 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

El inesperado rival que podría competir con Ximo Puig por liderar el PSPV-PSOE

El president de la Generalitat podría toparse con un contendiente imprevisto por su equipo, con prestigio y un alto grado de conocimiento

| Redacción Valencia Edición Valencia

Mientras el president de la Generalitat, Ximo Puig, continúa deshojando la margarita sobre si opta el próximo año a seguir liderando el PSPV-PSOE y, consecuentemente, a aspirar a ser de nuevo candidato a máximo responsable del Consell en 2023, otros sectores del partido miran diferentes  opciones. Podría competir con alguien del sector ´abalista´, como ocurrió en 2017 con el alcalde de Burjassot, Rafa García. O incluso con el propio ministro José Luis Ábalos si este decidiera volver a la política autonómica valenciana.

Esas opciones ya las contempla el equipo de un Puig que basa su fuerza, sobre todo, en la presidencia de la Generalitat, mientras que en la estructura interna socialista cada vez tiene más grietas su predicamento. En cualquier caso, la situación está muy abierta y dependerá de cómo discurran los acontecimientos hasta el próximo congreso del PSPV-PSOE.

No obstante, hoy el periodista Ferran Belda apunta, en un artículo de opinión publicado en el diario Las Provincias, el nombre de una persona  que lleva unos días subida a la cresta de la ola de la actualidad. Se trata de un reputado economista y conocido exministro nacido en la Comunidad Valenciana y que ha ocupado la máxima responsabilidad de Red Eléctrica España hasta que ha renunciado a su cargo enfrentado a la vicepresidenta  de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

En un artículo titulado "Cuando Sevilla no sabe qué hacer...", Belda afirma que "Jordi Sevilla podría sentirse tentado de aprovechar que el exalcalde de Morella (Ximo Puig) está más desguarnecido orgánicamente que nunca a pesar de su (demediado) poder político para probar suerte".

Incluso insiste en que "la cuestión es que ahora solo le falta ser profeta en su tierra. Y lo que a Pepiño Blanco no le apeteció que lograra a Ábalos igual sí que le interesa que lo intente. Por lo menos". El periodista recuerda que en el pasado Sevilla "desistió en aquel entonces de proponerse como candidato porque el a la sazón secretario de organización del PSOE, José Blanco, se le mostró esquivo y le dio miedo descubrir demasiado tarde que no contaba con los apoyos necesarios para batirse con Puig y Jorge Alarte en el cónclave que ganó este último".