| 12 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Francisco Campos, concejal del PSOE en Paterna
Francisco Campos, concejal del PSOE en Paterna

Campos: El concejal cordial que supo estar a la sombra del alcalde carismático

Necrológica en memoria del fallecido ex edil de Paterna, municipio a cuyo desarrollo contribuyó desde diferentes delegaciones y que formaba un tándem casi perfecto con el alcalde Borruey

| Héctor González Edición Valencia

Francisco Campos Fabra constituía la antítesis y, a la vez, la perfecta conjunción con Francisco Borruey. El primero ejerció de concejal multiusos al frente de delegaciones  tan diferentes como Educación, Fiestas o Informática.

Por su parte, Borruey, dirigió el populoso municipio de Paterna como alcalde durante una década. A lo largo de este periodo (1997-2007) engrandeció la población que tanto amó con obras emblemáticas como el cohetódromo o Heron City y Kinépolis, que lució una sala de cine con su nombre en la inauguración. Ambos militaban en el PSPV-PSOE.

Borruey falleció en junio de 2009; Campos lo ha hecho en marzo de 2022. Por ello el Ayuntamiento de Paterna, ese por el que tanto se desvivió y en el que llegó a trabajar incluso de jefe de gabinete del alcalde y de responsable de Protocolo hasta que se jubiló, ondeó ayer sus banderas a media asta en señal de duelo.

Paco Campos destacaba por su carácter afable, un rasgo que supongo que ya le caracterizaría en su época de visitador médico previa a la política y que mantuvo durante su jubilación. Recuerdo su amabilidad desde mis inicios siguiendo la actualidad de Paterna en Diario de Valencia. Y mantengo viva su sonrisa porque en los últimos años me lo he cruzado de manera recurrente paseando por el centro de Valencia, cogido del brazo de su mujer. Siempre atento, cordial. Presto a conversar, a escuchar.

Y en la vorágine de la Paterna del siglo XXI su rostro sosegado, sus maneras parsimoniosas, su carácter dialogante, contrastaban con la intensidad del día a día del alcalde Borruey: un enérgico visionario al que en ocasiones le perdía un deje iracundo. El primer edil aportaba el frenesí, el movimiento, el mando, el carisma, la decisión, y Campos sumaba el trato afable, el tono comedido y respetuoso, la paciencia, la ejecución tranquila. El rostro amable, como el de su por entonces compañera en el equipo de gobierno y responsable de servicios sociales María Ángeles Maches.

La medalla de la Villa de Paterna

De Campos podría exaltar la vertiente oficial, la que consta en la nota de prensa del Ayuntamiento. El hecho de que en 1991 asumió la delegación de Educación y desarrolló numerosas iniciativas. O que en el año de 1999 volvió después de un mandato fuera del Consistorio para encargarse, hasta 2003, de la Concejalía de Fiestas y del área de Protocolo e Informática así como del Gabinete de Alcaldía. También podría aludir a la insignia de oro de la Villa de Paterna que le concedió el Ayuntamiento, gobernado entonces por el PP de Lorenzo Agustí.

No obstante, por encima de los cargos y las condecoraciones, primo mi recuerdo personal, el del Paco Campos con el que coincidía a menudo por Valencia y me saludaba tan efusivamente como en su época de concejal. Sin tener en cuenta lo que hubiera publicado sobre Paterna ese día. Sin establecer matices ni obnubilarse por  las discrepancias de visión que tantas veces enturbian la relación político-periodista. Como una persona sencilla, amable, cordial, entrañable. Como era. DEP.